MI COMPAÑERA INFORMATICA MARLENE FAVELA XXX QUIERE MI MOUSE

Luego de culminar mis estudios en la universidad conseguí un trabajo perfecto para mí en una importante empresa del rubro informático que es donde yo me desenvuelvo mejor. Mis funciones no pudieron ser las más apropiadas ya que es para lo que yo estudie, el pago es bueno y las posibilidades de crecer son muchas. Además nunca había imaginado que mis compañeras de trabajo estuvieran tan buenas, sobre todo marlene favela xxx quien me puso el corazón a latir muy rápido nada más al verla.

Es alta de cuerpo perfecto, morocha de cabellos azabache y con unos ojos color caramelo que enamoran con solo mirarlos, es decir marlene favela xxx tiene más pinta de modelo de pasarelas que de programadora de sistemas. Tan solo al pensar en ella me producía cierta calentura en todo el cuerpo y se me endurecía la pinga. Cuando esa primera semana tuve la oportunidad de realizar con ella un proyecto en conjunto tuve que hacer verdaderos esfuerzos para no meterle mano bajo su apretada faldita. Por las noches en mi cama no dejo de imaginármela desnuda a mi lado y tirándomela de mil maneras.

En las horas libres coqueteábamos continuamente pero no pasaba nada. Cada vez me convencía de que marlene favela xxx  esperaba que yo diera el primer paso, así es que decidí tomar la iniciativa. Además ya estaba cansado de regresar a casa todas las noches con mi pieza dura y palpitante por el deseo de sentirme dentro de ella. Una noche teníamos que trabajar en un proyecto en el laboratorio y decidí aprovechar la oportunidad. Quedaban pocos compañeros en la oficina y todos andaban concentrados en sus cosas. El momento y la situación eran perfectos.

Estuvimos trabajando por varias horas hasta quedarnos solos en la oficina, de pronto marlene favela xxx se sentó frente a su computadora y empezó a introducir los datos de nuestro proyecto. Sin perder un segundo me coloqué detras de ella y le dí un masaje en los hombros. Luego me incliné sobre ella hacia adelante para respirar cerca de su oído, con mucho atrevimiento y valentía le metí mi mano en su entrepierna. Sin dejar de mirar la pantalla su respiración se entrecortó y entonces le susurre al oído:

-Con esta parte del equipo quiero trabajar lo que resta de la noche. Deja ya esa computadora. – le dije.

– ¿y que es lo que propones? –  me respondió sonriente.

marlene favela xxx, quiero hacerte el amor hasta que me digas basta. – le propuse.

– Entonces se acabaron los jueguitos.

-Sí, ya no más juegos ahora todo es real. – le respondí al mismo tiempo que le daba vuelta a su silla y me bajé el cierre del pantalón frente a ella.

Quedo extasiada al ver como mi pieza salía saltando de mi pantalón, marlene favela xxx lo cogió con ambas manos y se lo llevó a su boca. Lo comenzó a besar primero y luego se lo trago entero, su boca era pequeñita y hacía esfuerzos por metérselo todito, mientras lo hacía miraba hacia mí con una cara traviesa que me ponía más salvaje aun.

-Sí mi amor, cómete mi mouse, métetelo hasta que te atragantes – le decía cogiéndola fuerte de su negra cabellera mientras lo hacía.

Debo confesar que marlene favela xxx  me hizo la mejor mamada de mi vida, chupándome alternativamente las bolas y el tronco, mirándome con la boca completamente llena y sin dejar de engullir hasta que mi vello púbico le hacía cosquillas en la garganta. Los sonidos que hacía con su boca era música para mis oídos y me excitaban mucho. Cuando estaba a punto de venirme le pedí que se detuviera. Entonces ella se puso de pié y comenzó a desabrocharse la blusa cuando recordé que no había asegurado la puerta del laboratorio corrí a la puerta para asegurarla bien. Cuando regrese encontré tirado en la sala su blusa, falda, brasier, tanga y medias que formaban un cerrito en el suelo.

– Tienes un cuerpo precioso marlene favela xxx. – le dije mientras me acercaba a ella y le acariciaba sus pechos redondos y durísimos, los sentía palpitar al ritmo de su agitada respiración. Al mismo tiempo baje una mano y la puse sobre su conchita, busque entre sus bellitos y di con su huequito, su cosita estaba muy mojada y caliente, su entrepierna lubricada, ardiendo como un horno.

– Parece que estás envuelta en llamas mi amor, quieres que te meta mi pieza, verdad? – me mande con todo.

No dijo nada solo asintió con la cabeza mientras miraba mi pinga erecta. Me lancé encima de marlene favela xxx y metí mi lengua en su boca gimiendo, al tiempo que nos besábamos como dos mocosos, la deseaba tanto que no podía reprimir mis impulsos. De pronto se dejó caer de rodillas y volvió a chuparme la pinga como una demente. Cuando le pregunté si le gustaba comer mi pieza, sólo pudo contestar con una especie de gruñido porque tenía la boca llena. Me hacía sentir mucho placer con esa mamada cuando de pronto se levantó de un salto y me suplico – Házmelo ahora.

La cargue al vuelo y la lleve hasta la mesa, allí la tumbé boca abajo y era maravilloso contemplar su hermoso trasero al aire, sus nalgas abultadas y doradas como una fruta prohibida, con esa rajita estrecha que terminaba en unos labios rosados y brillantes por la humedad. Sin más espera me subí con las piernas a cada lado sobre marlene favela xxx y le pasaba mi pinga por su conchita jugando en círculos de una manera que la hacía dar saltitos de emoción.

– Por favor! Nada de juegos recuerdas, PENÉTRAME!!! – me rogó casi gritando. Yo le obedecí y le metí de golpe todo mi miembro.

– Qué rico que lo haces, no pares mi vida, sigue así….uuuuyyyyy….!!!

Gritaba con cada embestida que le daba, sus tetas golpeaban la mesa de manera increíble y yo le seguía dando brutalmente produciendo un gracioso aplauso mientras la seguía bombeando.

– ¿Te gusta, no? ¿Ves que valía la pena esperar?

Entre jadeos me respondió su entusiasmo.

– No pares de penetrarme, sigue cabalgándome…así….más…más!!!

La tenia agarrada del culo sin dejar de castigarla por atrás. Sentí que mis piernas aflojaban, me temblaba todo y se me nubló la vista. El placer iba aumentando en mi interior hasta que estalló con tanta intensidad que estuve a punto de perder el equilibrio. Sentí que marlene favela xxx comenzó a venirse entre gemidos y suspiros de lujuria cuando le anuncié mi clímax con un rugido ronco y profundo. Me agarré con fuerza a sus caderas y disparé mi leche adentro suyo. Luego caí rendido sobre su espalda.

Después de aquel polvo tan apasionado resultará difícil no hacer proyectos con marlene favela xxx. Nos vestimos y volvimos más que motivados a nuestras funciones hasta terminar ese proyecto que nos encomendaron.

Destacados


























































































Be the first to comment on "MI COMPAÑERA INFORMATICA MARLENE FAVELA XXX QUIERE MI MOUSE"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios