KINES PERU

kine peruana

Ese día acabamos el ciclo en la universidad y con mis amigos fuimos al barcito de la facultad para celebrar el fin de los exámenes. Luego de tomar varias botellas y estar algo mareados, unos cuantos decidimos ir al “Trocadero” el prostíbulo más grande de la ciudad y en donde encuentras variedad de kines Peru.

Entramos y empezamos la clásica caminata por los pasillos del lugar, las chicas muy ricas nos recibían, en su mayoría estaban en tanguitas, en babydolls, y otras más osadas nos mostraban sus ricos senos.

Cuando llegamos al final del corredor, me pareció ver una cara conocida entre las kines Perú, era la hermana de mi pata del barrio. Ella era menor que yo, tenía 20 añitos y en el barrio decía que trabaja como impulsadora,  tenía buen cuerpo la chibola y era bien botada con todos en el barrio.

kines Peru

kines Peru

Estaba parada en la puerta de su cuarto con una tanguita de color rojo con bordes negros y el brasier del mismo color y estaba despachando a un tipo de aproximadamente 50 años flaco muy contento. Ella  con una sonrisa muy coqueta lo despidió pero con la cara de inocente que siempre tenía, antes de que alguien pueda ganarme, me acerque y me metí rápido.

Una vez dentro del cuarto me reconoció, puso cara de miedo y vergüenza, retrocedió hasta que termino sentada en la cama.
– Que mierda haces aquí trabajando de kines Peru…si tu hermano y tu familia se entera? – le reclame. Se puso a llorar. – Hago esto para acabar mis estudios – me dijo – es solo hasta reunir lo necesario. Me explico los problemas económicos por los que pasaba su familia.
– No se lo digas a nadie por favor – me pidió como una súplica.
– Esta bien pero deja de trabajar aquí. – le conteste mientras le miraba su metro 62 de estatura, su piel blanca, su culazo y su caderas muy grandes, sus senos pequeños pero firmes y con pezones paraditos.
Se levantó de la cama, camino dándome la espalda hasta el pequeño baño del cuarto, su tanguita le dibujaba más su culazo, me puse detrás de ella presionando mi pene erecto contra su culazo,
ella se volteo y en ese momento la tome de la cintura firmemente y le dije suavemente en el oído “todo quedara entre nosotros” luego me la chape.

Mientras la besaba, ella me correspondía de una manera excitante, mis manos recorrían ese culo inmenso que ella tiene, le quite el sostén y empecé a besar y morder esos senos como si fuera un bebe, mientras ella apretaba mi cabeza contra sus melones. Se quitó la trusa y quedo calatita, entonces  me saque todo igual, ella cogió mi pene, frotaba mis testículos, fue acercando sus labios, y de pronto sentí sus húmedos labios chupar la cabeza de mi miembro y se lo empezaba a meter todo en su boca, lentamente y luego de manera acelerada.

Cuando estaba completamente erecto la eche en la cama, ella abrió las piernas, le metí los dedos a su conchita que estaba húmeda, metí mi lengua y saboreaba su concha que estaba peladita, ella gemía despacio, luego pase mi lengua de arriba a abajo recorrí sus labios vaginales muy lentamente mientras ella se estremecía, contorneándose.
Me pidió entonces que se lo metiera…le abrí las piernas y la penetre, se lo metí lentamente, sentí mi pene como ingresaba a esa conchita caliente y me excite más. Entonces le empecé a dar con más fuerza y velocidad. Ella gemía cada vez más, gritaba de placer pidiendo que no pare. Lo hicimos en varias poses hasta que finalmente me vine.

Esa fue la mejor experiencia que tuve con las kines Peru, y lo mejor es que la tuve con una vecina a quien veo a diario y con quien repito la faena cada vez que se me antoja.

Destacados























































Be the first to comment on "KINES PERU"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Banner Destacado