KINESIOLOGAS MIRAFLORES

kinesiologas miraflores

Salí del trabajo al promediar las 8 de la noche. Totalmente cansado pero con toda la calentura por dentro gracias a que contrataron a una secretaria que además de tener un cuerpo digno de las kinesiologas Miraflores, era coqueta y provocadora la malvada.

Para sacarme la espina me fui de arranque al parque Kennedy. Llegue a eso de las 9 de la noche, di un par de vueltas a ver que encontraba pero no había nada interesante. Probablemente es muy temprano aun- pensé – y las kinesiologas Miraflores aun no entran en acción.

Me fui a comer algo en la calle de las pizzas y luego me metí a una disco cerca de allí como haciendo hora, deleitando la vista con las extranjeras que bailaban y bebían en el lugar, y así darle tiempo a que se aparezcan las kinesiologas Miraflores en su centro de operaciones.

kinesiologas miraflores

kinesiologas miraflores

Casi a la 1 de la mañana regrese al parque central y vi a 4 flaquitas kinesiologas Miraflores dando vueltas por ahí. A la más bonita se la levanto un taxista y no volvió más. De las 3 que quedaron dos estaban en una conversa que las distrajo de su ocupación nocturna y la tercera no estaba tan buena como las otras dos.

Como estaba súper arrecho me puse a caminar pensando en levantarme lo que fuese de todas maneras. Justo venia hacia mí, una chibola media llenita, con cara de que ya sabía cruzar la pista sola, con un buen par de pechos y obviamente un gran trasero. Llevaba una microfalda y una blusita escotada al mejor estilo de las kinesiologas Miraflores, al pasar por mi lado le dije: “¿amiga sales?” y ella me respondió  “que tienes ah? yo no soy de la nota por si acaso” y se pasó de largo.

Se detuvo a comprar  dulces en el tío que vende golosinas frente a la municipalidad, pidió una botella de agua y una barra de halls. Me vio parado observándola y me llamo, fui enseguida y le dijo al tío “el paga”. Me dejo frio pero me causo gracia. Siguió caminando, llego a la esquina de la Arequipa, doblo por Enrique Palacios, se paró de pronto en medio de la oscuridad del lugar, se volteo y me dijo “cuanto me piensas pagar”, le dije “aquí cobran 40 el polvo”, entonces ella replico: “págame 50 y vamos”

No me quedo otra más que atracar… pague 50 al comenzar la sesión y luego otros 50 al finalizar ya que fueron 4 polvos, desde las 2 de la mañana hasta las 4 de la mañana. El servicio era similar al que ofrecían las kinesiologas Miraflores: trato de pareja, sexo oral, vaginal y full poses. Dijo no al anal pero a partir del tercer polvo se dejó meter el dedo, pero cuando le quise mete los 2 dedos al toque me sacaba la mano y me decía “te digo que por ahí no”.

Hay flacas que no son de la nota y van a sacar su sencillo (pregunten sin paltas a las chicas que pasean y pasean por ahí). Están también las otras que comunican mucho con tan solo verlas. Escogí a la más simpática del lugar y nos fuimos a un telo, allí la chiquilla me devoro completito tal cual lo hacen las kinesiologas Miraflores.

Destacados


























































































Be the first to comment on "KINESIOLOGAS MIRAFLORES"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios