ME ENAMORE DE KUKULI MORANTE XXX KINESIOLOGA DE CINE PORNO

Allá por el año 99 hacia mi ingreso a las aulas universitarias. Mi facultad se encontraba en pleno centro de la ciudad rodeada de prostitución y delincuencia. Para muchos de los estudiantes era un suplicio ir a estudiar por el temor a ser asaltados o simplemente seducidos por las malas mujeres. En cambio a mi algo me atraía de ese lugar: era mágico, era especial…era el lugar de trabajo de kukuli morante xxx.

Toda mi formación escolar la realice en uno de los colegios religiosos más prestigiosos del país. Allí convivíamos hombres que con el pasar de los años iban cambiando los juegos de niños por las salidas con chicas de nuestra edad de otros colegios y así descubrir el fascinante mundo del sexo. Para muchos nuestra primera vez fue en entre el cuarto y quinto año de la secundaria con alguna primeriza al igual que nosotros. Por ese entonces no imagine que más adelante conocería a kukuli morante xxx quien me enseñaría todo sobre el arte de amar.

 

Luego de terminar la secundaria muchos de mis compañeros hicieron ese verano un ciclo intensivo de preparación pre universitaria en las diversas academias de la ciudad con la finalidad de alcanzar una vacante en las principales universidades privadas. Yo en cambio me prepare por mi cuenta y tente una opción de estudiar en las universidades estatales en donde la competencia por una plaza es muy peleada. No imagine que estaba muy cerca de disfrutar de la belleza y sensualidad de kukuli morante xxx la más caliente de las kinesiólogas del centro histórico de la ciudad.

Tras un primer intento fallido de ingreso a la universidad decana de América decidí intentarlo nuevamente pero esta vez mediante el sistema de ingreso directo por la pre de la misma casa de estudios. El centro pre universitario estaba ubicado en el corazón de la ciudad y desde ese entonces me agrado el lugar. Estaba en un lugar con acceso a todo: galerías comerciales, bares, billares, restaurantes, hostales, entre otros. Por otro lado también era parte de nuestra convivencia el lidiar con muchos ladrones, pirañas y putas de la zona. Aun no era momento de conocer a kukuli morante xxx pero no estaba muy lejos de ello.

Esos seis meses de estudio arduo en la academia me permitió conocer a una chica con la que estuve durante todo ese ciclo estudiantil y parte del primer semestre de la universidad. Era bella y de buenos sentimientos, pero lamentablemente apareció kukuli morante xxx una verdadera diosa de las kinesiólogas del centro de la ciudad de quien me enamore sin medida y perdí literalmente la cabeza: deje a mi novia, descuide un poco los estudios y gaste mucho dinero en tener sexo con ella.

Ese primer año de la carrera fue espectacular: la fiesta de cachimbos, los campeonatos inter escuelas e inter facultades, los romances entre los chicos de la promoción, los trabajos grupales, los grupos de estudios, entre otras delicias de esa convivencia universitaria. El primer ciclo lo pase con altas calificaciones y para el segundo ciclo no fue la excepción. Luego vinieron las vacaciones de verano y con los muchachos nos frecuentábamos para ir de fiesta en la playa aprovechando la temporada con mucho sol. Cuando regresamos a las clases en abril de ese año fue que conocí a kukuli morante xxx y entonces todo cambio.

Empezamos a llevar el curso de fotografía I y II que fue muy divertido y didáctico para nosotros. Dentro de las actividades que teníamos que realizar estaba el revelar nuestras propias fotografías en el cuarto oscuro del taller de fotografía de nuestra escuela. Es por esa razón que íbamos a una casa fotográfica muy cerca de la universidad en donde comprábamos los insumos para nuestras prácticas. Esa tarde fui con mi novia a comprar los ácidos y el papel fotográfico al lugar en mención cuando de pronto la vi pasar: era kukuli morante xxx radiante por donde se le mire, estaba con un vestido corto muy ceñido a su fenomenal cuerpo que me permitió apreciar sus contorneadas piernas y su abultado culo. Con su carita de traviesa me sonrió mientras pasaba. Como estaba acompañado de mi novia no pude salir a seguirla así es que ese fue nuestro primer contacto.

En las semanas siguientes con los muchachos de la universidad acordamos ir a visitar un cine porno que estaba en la misma calle donde íbamos a comprar los accesorios del curso de fotografía. Casi como a media cuadra del lugar había un cine antiguo en donde pasaban películas para adultos a un precio módico. Entonces decidimos ir a ver un poco de sexo a muy bajo costo. Al entrar nos dimos con la sorpresa que por todo el cine habían parejas teniendo relaciones. Si no estaban en pleno coito estaban en besos o en sexo oral. Entonces decidimos separarnos para no llamar mucho la atención y de paso ganarnos con las parejitas. Yo me coloque casi en la última fila del cine y desde allí pude divisar todo el panorama. A mi lado había un tipo que estaba gozando realmente con una muchacha de buen cuerpo y que estaba de rodillas haciéndole un maravilloso mameluco que lo tenía muy aturdido al hombre. Después de unos minutos de manipular muy bien su boca y hacer llegar al clímax a su pareja la muchacha se levantó y al mirarme me regalo una coqueta sonrisa. No lo podía creer era kukuli morante xxx quien después de semejante demostración de sus habilidades cobro un dinero del parroquiano y se fue por las butacas del cine hasta desaparecer en la oscuridad.

Estaba totalmente confundido pues de pronto vi que las ocasionales parejas al terminar sus respectivas faenas también se levantaban y se retiraban separadamente. Es decir era evidente que las chicas estaban allí prestando el servicio de putas a los visitantes del lugar. Entonces comencé a buscar a kukuli morante xxx por todo el lugar pero fue inútil ya que con la oscuridad del cine y la cantidad de personas en posturas algo acrobáticas me fue difícil identificarla entre las kinesiólogas. Totalmente resignado a no cruzarme con ella me dispuse a irme de allí. Casi al cruzar la puerta de la sala cinematográfica ella entraba nuevamente derrochando sensualidad. Estaba del brazo de otro muchacho con quien se dirigió a una de las butacas ubicada en la parte trasera del local, casi en la misma ubicación de donde la vi inicialmente.

Espere pacientemente que terminara con su cliente y cuando cobro sus honorarios por el servicio prestado me le acerque. La cogí del brazo delicadamente y ella se sorprendió con mi presencia. Me sonrió familiarmente me dio un beso en la mejilla y me susurro al oído: “hola mi amor, vamos a hacer cositas en alguna butaca?”. Entonces le dije que me gustaría mucho pero no allí sino en otro lugar más privado. Como prácticamente esa era mi zona desde que estaba en la academia pues la lleve a uno de los hostales más decentes del centro. Allí mientras caminábamos se presentó: “soy kukuli morante xxx y mi tarifa es por vez pero a ti te voy a dar media hora porque veo que sabes tratar a una mujer”.

Al llegar al hostal se dio un duchazo y yo aproveche para entrar con ella. Nos besamos apasionadamente y disfrute tremendamente enjabonarle todo el cuerpo. Luego de salir de la ducha nos fuimos para la cama en donde bese cada parte de su cuerpo. Su cuello largo y provocativo, luego sus pechos redondos y carnosos, continué con su vientre plano y formado para detenerme por un buen rato en su conchita que ya estaba algo húmeda. Mientras le hacia una deliciosa sopa kukuli morante xxx se retorcía de placer, me pedía en silencio que no me detuviera, que la siga haciendo sentir mujer. Luego de hacerla llegar al orgasmo decidí que era momento de que sienta toda mi virilidad.

Antes de penetrarla ella me dio la mejor mamada de mi vida, con mucha técnica me beso y chupo desde la cabeza hasta mis pelotas y me hizo poner muy caliente, más de lo que ya estaba en ese momento. Entonces con mi pene totalemente erecto y duro la abri de piernas y le empece a bombear con toda mi fuerza. Empezo entonces un concierto de gemidos y gritos por parte de kukuli morante xxx que me encendieron totalmente. Sus gritos venían acompañados de besos, mordidas y arañones. Luego de un buen momento bombeándola a mi gusto nos venimos ambos quedando rendidos de tanto desgaste.

A pesar de que me dijo que me daría media hora de sexo esa vez nos quedamos como tres horas tirando. Lo hicimos tres veces y luego quedamos en encontrarnos siempre en el mismo cine pero hacerlo únicamente en ese hostal. Toda mi permanencia en la universidad fue placentera pues tuve la dicha de tener a kukuli morante xxx siempre dispuesta a satisfacer mis apetitos sexuales. Luego que termine la carrera no la volví a ver. Cuando regrese a visitarla un par de años después al cine, lo había  clausurado la municipalidad y no supe más de ella. Hasta hoy cada vez que veo un cine porno por la ciudad me detengo a ver si ella está adentro trabajando.

Destacados


































































Be the first to comment on "ME ENAMORE DE KUKULI MORANTE XXX KINESIOLOGA DE CINE PORNO"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios