ME HICE PASAR POR GINECOLOGO DE MARIBEL VELARDE XXX

El año que paso tuvo un final algo amargo ya que por un tema de reducción de personal me quede al igual que varios de mis compañeros sin trabajo. El inicio del presente año fue bastante difícil ya que no se me daba la oportunidad de asentarme laboralmente. Entonces un amigo del barrio me dijo que en el centro médico donde trabajaba había una vacante para el área de mantenimiento. Así fue que conocí a maribel velarde xxx con quien vive una situación más que impensada.

En mi nuevo trabajo poco a poco me fui ganando la confianza de los doctores que dirigen el centro médico. Para cualquier problema eléctrico del local procedían a llamarme con urgencia y con la mayoría de enfermeras tenía un trato más que amical. Entonces ocurrió algo que aunque parezca increíble me permitió disfrutar de toda la experiencia de maribel velarde xxx.

La anécdota que me pasó fue un día que me encontraba de descanso, estuve todo el día en mi departamento y por la tarde tenía pensado ir a pasear al centro comercial. Me bañe, me puse un jean, una camisa, un blazer y fui a hacer unas compras. De pronto suena mi celular, eran del centro médico: se habían quedado sin energía eléctrica en el tercer piso. Como estaba cerca del lugar me dirigí hacia allá pues siempre llevo un maletín con las herramientas más necesarias conmigo, además de otras cosas, que puedo precisar para otros fines. Estaba cerca de conocer a maribel velarde xxx.

El edificio era un antiguo condominio de cinco pisos, en cada uno de ellos sus respectivos baños. Al llegar me dirigí a la administración en donde me indicaron que no había prisa ya que habían podido acomodar las consultas en los otros pisos. Entonces me entregaron las llaves de todos los consultorios del piso para iniciar mi trabajo. Fui donde el tablero general de energía y pude descubrir la falla técnica. Rápidamente inicia la reparación y cuando estaba por culminar se me acerco maribel velarde xxx una hermosa chica de unos treinta años.

Me observo fijamente y me dijo que se le había hecho tarde, pero que le urgía que le colocara el anticonceptivo inyectable de siempre, que tenía que ser esa misma tarde ya que había terminado su regla y debería empezar un nuevo mes protegida ya que estaba próxima a casarse y no quería meter la pata. Algo confundido entre en razón: maribel velarde xxx me había confundido con un ginecólogo de la clínica. Mi corazón empezó a palpitar cada vez más rápido y solo atine a decirle que no podría colocarle dicho inyectable sin antes revisarla.

Sin dudarlo accedió a mi condición y entramos al consultorio. Le ordene entonces a maribel velarde xxx que se desvistiera a un lado del consultorio y se comenzó a quitar el pantalón y el saco. Me dirigí al escritorio puse mi maletín encima lo abrí y me oculté detrás de él para que pueda desvestirse tranquila. Aproveche también el momento de distracción para prender una cámara que traía en mi maletín y la empecé a filmar. Oculte la cámara con mi saco que también puse encima del escritorio.

Tan solo el hecho de proponerle revisarla me había excitado de sobremanera y estaba a punto de ver como esa chica rubia, de ojos azules, con medidas perfectas 90-60-90, se entregaría completamente desnuda frente a mí. Esa tarde maribel velarde xxx tenía puesto un top y un pantalón jean que se le ajustaban perfecto a su cuerpo que era una delicia. Es por esta razón que llevaba puesto un saco moderno tipo abrigo con el que ocultaba sus encantos de miradas indiscretas y morbosas.

Mientras se desvestía observe que solo se quitó el saco, que su tanga, muy pequeña se le metía entre las nalgas, realmente me moría de ganas de masturbarme con solo ver esa imagen. Luego cuando maribel velarde xxx empezó a bajarse el pantalón y descubrió esas soñadas nalgas me puse a analizar que ella demostraba con esa facilidad para desnudarse que estaba dispuesta a mostrarme todo su monumental cuerpo sin ningún problema. Eso a mí me excitaba sobre manera: el poder ver más de lo que quieren mostrar y si a esto le agregamos que la tanga era de color negro transparente, no pude más y empecé a tocarme.

Le pedí que se acueste en la camilla, que quedaba perpendicular al escritorio, con los pies hacia este, y ya en posición que se quitara la tanga. Cuando maribel velarde xxx se quitó su tanga y abrió las piernas creí que mi pene estallaría, su conchita, con unos enormes y carnosos labios era para mí la más preciosa concha que había visto. Disimuladamente descubrí el foco de la cámara pero fue en vano ya que hice un movimiento que dejaba notar que movía un aparato en mi escritorio. Hice que me ponía un guante que encontré en un cajón y comencé a acariciarle la conchita simulando la revisión. Le introduje un dedo, e intente rozar con mi nudillo las más veces posibles su clítoris, le dije que la encontraba mal, que no le gustaría pero tendría que introducirle un dedo por el ano para hacer bien el diagnóstico.

El conversar casi a diario con las enfermeras de la clínica me daba cierto conocimiento de estas prácticas ginecológicas. Entonces luego de untarme la mano con vaselina, le metí suavemente el dedo medio por el ano al mismo tiempo que el pulgar por su vagina. Esto incómodo en algo a maribel velarde xxx ya que el mayor grosor de mi dedo gordo y lo estrecha que era ella la hicieron gemir de placer. Continúe muy excitado con mi supuesta revisión, pero ella no podía contenerse y casi a gritos me pidió que termine, entonces frote su clítoris una vez más y ella me decía: “me duele, no más, termine rápido por favor…nooo…noooo…AHHHHH!!!”

Entonces un orgasmo de maribel velarde xxx mordió mis dedos que ya casi estaban fuera. Aproveche esa situación y le dije: “ok ahora quiero revisar sus senos, siéntate por favor”. Ella se puso colorada y se quitó el top y el brasier. Sus pechos no solo eran duros y redonditos sino que estaban decorados con unos enormes pezones rosados, que ya estaban muy excitados. Comencé a acariciarlos y poco a poco cambie las caricias por los pellizcos y hasta me atreví a mordérselos y a lamerlos. Cuando levante el rostro pude ver que ella estaba disfrutando y al ver que sus piernas estaban abiertas de par en par entonces con mi mano me puse a acariciarle nuevamente la conchita.

Ella entonces se alejó de golpe y me dijo sorprendida: “pero que haces” y yo no pude aguantarme más y le confesé que no era ginecólogo sino un electricista del centro médico. Pensé entonces que comenzaría a gritar y a pedir ayuda. Resignado estaba en que nuevamente me quedaría sin empleo, pero grande fue mi sorpresa cuando maribel velarde xxx me cogió del rostro y levantándomela me dijo “crees que no me di cuenta? Tienes unas manos deliciosas y quiero que termines lo que iniciaste o piensas dejarme con esta calentura que tengo?” Luego de ello hicimos el amor de manera salvaje una y otra vez.

Destacados
























































































Be the first to comment on "ME HICE PASAR POR GINECOLOGO DE MARIBEL VELARDE XXX"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios