MORENO HACE GOZAR A XXX OLINDA CASTAÑEDA EN NOCHE DE HALLOWEEN

Era 31 de octubre y mi enamorado me dijo que lo habían invitado a una fiesta por La Molina. Según me dijo fue un amigo de su trabajo quien le paso la voz y lo animo para ir en parejas ya que las chicas no pagaban entrada. “Vamos xxx olinda castañeda? O prefieres que nos quedemos en casa” me dijo mi novio. Como no tenía nada planeado acepte la propuesta sin imaginar que desde esa noche las cosas cambiarían entre nosotros.

Cuando llegamos al lugar me quede impresionada de la mansión donde se desarrollaba la fiesta, era una casona antigua con un jardín enorme y con piscina incluida. Casi todos eran gente de dinero, lo reconocí por la vestimenta elegante que usaban y los finos tragos en sus mesas. Al ingresar nos recibió una señora de edad muy cariñosa quien nos pidió nuestros nombres y edad para registrarnos. “Hola, soy xxx olinda castañeda y tengo 20 años” le dije a la abuelita. Ella me miró fijamente y sonrió diciéndome: “20 añitos…espero que te diviertas ahí adentro nena”.

Nos ubicamos en una mesa no muy cerca de la pista de baile y al rato vino la abuelita de la recepción con una botella de vino diciendo que era “cortesía de la casa”. Le agradecimos la molestia que tuvo con nosotros y ella se fue observando que nos tomáramos el licor que nos invitó. “Toma xxx olinda castañeda aprovecha que eres joven, disfruta de la fiesta”. Clásico consejo de viejo decía yo dentro de mí. Entonces los cuatro nos servimos nuestras copas y brindamos por la suerte de estar en esa elegante reunión.

Como a la media hora me empecé a sentir mal, me sentía mareada, que todo me daba vueltas. Entonces le dije a mi novio que me iría al baño, cuando entre a la casa me cruce con la abuelita y ella me dirigió diciendo: “estas mareada xxx olinda castañeda, ven hijita yo te llevo a un lugar más tranquilo”. Entonces subí las escaleras y no recuerdo más, no sé si me desmaye o me dormí. Solo recuerdo que caí pesadamente sobre una colchoneta y pude divisar que me había traído a un almacén en donde además estaban dos señores: uno gordo y otro moreno completamente desnudos.

Rápidamente me despojaron de mi ropa y el gordo se abalanzo hacia mí, estaba con el pene erecto y duro y ni bien se tiro encima mío me comenzó a penetrar a su antojo. “Te gusta xxx olinda castañeda? Que rica estas”. Sus embestidas fueron tan violentas que me provocaban mucho placer, tanto que comencé a mojarme sin saber cómo detenerlo. La excitación sumado al mareo tan fuerte que sentía hicieron que me volviera a desmayar.

Entonces soñé que estaba tirada en la playa y comía un delicioso helado. Lo saboreaba una y otra vez, hacía mucho calor y por más que chupaba las bolas de mi helado no se consumían, por el contrario crecía mucho más. De pronto yo xxx olinda castañeda sentía que me asfixiaba, entonces me desperté y regrese a mi realidad. Fue solo un sueño yo seguía en ese almacén pero con el sabor del helado en mi boca.

Cuando reaccione me di cuenta que el negro que acompañaba al gordo estaba encima mío y con su enorme pieza en mi boca, él estaba arrodillado con sus piernas al lado de mi cabeza. Estaba aprisionada por su peso y el trataba de meter toda su pinga en mi boca mientras yo xxx olinda castañeda me ahogaba, tome un poco de aire y le suplique:

—No seas malo negrito sácala un poco.

Al parecer el moreno se apiado de mí y me hizo caso. Como toda buena acción se premia con otra, le comencé a succionar el aparato con toda mi fuerza, por momentos se la chupaba, por otros se lo mordía y besaba, estaba deliciosa esa pinga que era casi el triple de las que yo xxx olinda castañeda hasta ese entonces me había comido. Al parecer la droga que me pusieron en el trago estaba perdiendo efecto, pues ya no estaba tan mareada. Cogí con mis dos manos ese hermoso miembro moreno, lo acaricie y lo metí en mi boca, estaba muy excitaba como nunca antes, me alocaba ese sabor saladito que tenía ese animal, lo metía y lo sacaba una y otra vez de mi boca frotándola con mi lengua, era una delicia.

—ooohhhh, que ricoo, que lengüita deliciosa, sigue perrita, cometela peladita uy uy más masss…

Saco su miembro de mi boca y me cogió fuerte por la cintura como si fuera peso pluma y me puso boca abajo, me levanto el trasero dejándome en posición “pollito tomando agua”, me apretó las caderas con sus manos grandes y entonces dio la primera estocada. Yo xxx olinda Castañeda sentía que me había partido en dos y solo pude dar un grito doloroso y prolongado. Toda esa masa muscular entro en mi conchita y en cada bombeada sentía como se estiraban las paredes de mi vagina hasta adaptarse al gran tamaño de ese pene.

Entonces comenzó a meter y sacar su pinga de mi conchita mi cuerpo le correspondía y se comenzaba a estremecer, mi dolor se convirtió en satisfacción total, yo xxx olinda castañeda no dejaba de temblar al sentir al negro dentro mío.

—métemela negro…métemela toda…asi, no pares no pares…

El seguía bombeándome, yo xxx olinda castañeda me vine otra vez en un orgasmo brutal, pero él no se detenía, estaba endiablado, se estaba ensañando con mi pobre conchita, respiraba hondo y gruñía, parecía un gorila teniendo relaciones con su hembra.

Era tanto el placer que recibía del negro que no me importaba nada y yo xxx olinda castañeda me movía todo lo que podía, en la posición en que estaba sentí como me apretaba con sus brazos. De pronto note que bajo la intensidad de sus embestidas y se puso muy rígido. Si sentí como toda mi conchita se había dilatado con la pingaza que se había comido, ahora sentía como se llenaba de su leche caliente, ese contacto de mi vagina con su semen hizo que me viniera en un orgasmo maravilloso, entonces sentí nuevamente que todo me daba vueltas, estaba mareada, hasta que me quede dormida, con una sonrisa en los labios.

Un rayo de sol que se colaba por una de las ventanas me despertó. Estaba algo perturbada, sentí que todo lo vivido había sido un sueño, pero al darme cuenta que estaba en ese viejo almacén, tirada en la colchoneta y mi ropa doblada a un lado entendí que todo había sido real. Yo xxx olinda castañeda fui violada por un gordo y un moreno, quienes me hicieron pasar la noche más maravillosa de mi vida. Me puse mi ropa y sali de ese cuarto oscuro, estaba en la azotea de la mansión donde fue la fiesta. Al bajar por las escaleras vi botellas de licor regadas por todos lados y algunos hombres durmiendo borrachos.

Entonces me volví a cruzar con la abuelita que me drogo. Al verme me sonrió y me dijo con mucho cinismo “Como estás xxx olinda castañeda, creo que te cayó mal el trago, te caías de mareada que te tuve que llevar a un cuarto arriba para que descanses ¿ya estás mejor?” La mire fijamente a los ojos y le seguí el juego pues sentía temor de que no me dejara salir. Dentro de mi pensaba que esa adorable viejita se dedicaba a vender jovencitas a adinerados empresarios, eso habría hecho conmigo, me habría vendido al negro y al gordo para que gozaran con mi conchita, tenía ganas de decirle muchas cosas, de denunciarla, pero la verdad es que si bien al principio sentí miedo después disfrute de todo lo que me paso, sobre todo con el moreno. Entonces le dije:

—Ya estoy bien señora. Ya me retiro.

Fui hacia la puerta de salida y la vieja me seguía.

—Regresa cuando quieras, ya sabes que las chicas no pagan en mis fiestas.

Llegue por fin a casa algo adolorida por la tremenda noche que pase, le dije a mi madre que me había quedado a dormir en casa de mi amiga pero igual no me libre del castigo que me puso: un mes sin salir a fiestas. Entonces llame a mi enamorado quien me dijo que se había quedado dormido en el jardín de la mansión y que cuando despertó la vieja de la casa le dijo que yo xxx olinda castañeda me había ido. Sin duda que esa abuelita lo tenía todo bastante calculado.

Desde esa noche las cosas cambiaron, no volví a ser la misma con mi novio y al poco tiempo terminamos. Por mi parte empezaba a tener sueños húmedos con el moreno, extrañaba esa pinga que hasta pensé en regresar a la mansión para verlo nuevamente. Pero no me atreví a tanto. Ahora yo xxx olinda castañeda estoy saliendo con un moreno, de similares características del que me hizo enloquecer en la noche de Halloween.

Destacados

























































































Be the first to comment on "MORENO HACE GOZAR A XXX OLINDA CASTAÑEDA EN NOCHE DE HALLOWEEN"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios