PAULA MANZANAL XXX EXPERTA EN SALUD BUCAL Y ANAL

Amaneció y yo me sentía más cansado de lo normal, no pude dormir casi toda la noche, un terrible dolor de muela me había desvelado. Llamé al trabajo para avisar que iría un poco más tarde por las razones expuestas. Entonces me dirigí al Centro Odontológico cercano a mi domicilio, El Dr. Manzanal ya me había atendido un par de veces y confiaba en él. Toqué el timbre de su consultorio que tenía en el segundo piso de su casa. Por la ventana se asoma una hermosa mujer de unos 22 años, quien con una voz muy suave me dice: Sí, qué desea? Buenas, se encuentra el Doctor Manzanal? No se encuentra, hoy atiende en la Clínica en Miraflores.  A qué hora lo podría encontrar acá? Al medio día viene a almorzar, si gusta regresa. OK. Gracias, disculpe con quien tengo el gusto?  Con paula manzanal xxx, su hija. Sonreí y le agradecí la atención.

Tenía dos poderosas razones para aguantar el dolor y regresar al medio día. Volver a encontrarme con tan hermosa mujer y segundo, ahí la consulta era más barata que en la Clínica. Soporté el dolor toda la mañana, al medio día toqué nuevamente el timbre del consultorio y para mi suerte apareció nuevamente la belleza de esa voluptuosa mujer. Antes de que pregunte por el doctor, ella me dijo: Hola, mi papá aún no llega, es urgente? La quedé mirando por unos segundos, escaneando sus enormes pechos, los cuales recién pude ver bien.

La verdad que necesito que me atienda, tengo un terrible dolor de muela, tú crees que demore? No, ya debe estar en camino. Deseas pasar a esperarlo? Bueno, le dije. Un momento, ahí bajo.

Ni bien abrió la puerta quedé embrutecido, aquella mujer no sólo poseía unos enormes pechos, sino que su figura era, diría yo, perfecta. Curvas impresionantes, cintura y caderas armoniosas. Era inevitable verla de pies a cabeza. Vas a pasar a esperarlo? Claro que sí, disculpa, gracias paula manzanal xxx. Se sonrió y me dijo: Cómo sabes mi nombre? Y yo muy galán le dije: “en la mañana me lo dijiste y no creo poder olvidarlo, tanto como este dolor de muela”. Se sonrojó y rió.

Tome asiento, llamaré a mi padre para saber cuánto demorará. Me sentí entre acalorado y muy excitado por lo sucedido y por lo que mis ojos podían ver, una mujer espectacular, una piel canela muy bien cuidada, sus hermosos ojos color caramelo, sus enormes senos y su redondo y bien levantado culito. Verla era casi anestésico, como que se me iba el dolor y por el contrario se me paraba la pinga a full. Mientras hablaba con su padre por teléfono me miraba, no sé si avergonzada por cómo la miraba o la excitaba. Terminó de hablar. Se acercó y me dijo: recién va a salir de la Clínica, lo esperas o regresas. Prefiero esperar, le dije. Se sentó en el escritorio del consultorio y me preguntó mis datos, según, para que cuando llegue el doctor, me atienda de inmediato. Ese día paula manzanal xxx estaba vestida con un polo y un pantalón, de algodón, bastante ceñido, eso permitía delinear cada milímetro de su contorneado cuerpo. Yo estaba, preocupado de haber ido con buzo, lo cual no ayudaba a disimular mi erección. Sentía ganas de quitarme la ropa y decirle quiero cachar contigo. Sacudía mi cabeza para quitarme esas ideas, pero no podía, eran más fuertes que mi dolor de muela.

Pasaron casi quince minutos, entre que esperaba y veía revistas y ella ojeaba su computador. De pronto ella rompió el hielo de la espera y me preguntó si vivía cerca. Fue pretexto suficiente para mí para hablarle y contarle cosas como si nos conociésemos de mucho tiempo. Me preguntó si tenía novia, le dije obviamente que no. Esa pregunta, me encendió, me puso a mil por hora, me excitó tremendamente y otra vez quise ocultar mi gran erección, no podía, el pantalón de buzo no ayudaba y ella se dio cuenta, lo sé porque se sobre abrieron sus ojos, en momento de asombro. Un poco avergonzado, le pedí que me preste sus servicios higiénicos. Como sonriendo me dijo, claro, al fondo a la derecha. Sonrió nuevamente.

Demoré en salir de los servicios, no sabía qué hacer para que se duerma nuevamente mi pinga, la tenía súper parada, le echaba agua y nada. Así tuve que salir. Al sentarme nuevamente en el sofá de espera me dice, que su padre demoraría un poco y que mientras ella avanzaría, revisándome la dentadura para ver si es necesario sacar una placa. Sorprendido le pregunté si también era dentista y me dijo que el mes anterior acabó la carrera y que estaba en su proyecto de tesis para titulación. Felicitaciones, entonces ya casi eres la doctora paula manzanal xxx.

-Pero si prefieres esperar a que mi padre llegue para que te atienda no hay problema -me dijo con carita de pena.

-No, para nada, atiéndeme tu nomás le respondí algo ansioso.

Me indicó que me acueste sobre el sillón dental. Acudí inmediatamente, mientras ella se colocaba los guantes y el cubre boca. Para cuando ya estaba echado, me percate que al echarme se me notaba aún más la pinga bien parada, me senté nuevamente avergonzado, sin embargo ella algo sonriente me dijo, no te preocupes, suele pasar, además es un indicador que el dolor de tu muela ya no es tan molestoso. Me eché nuevamente, algo más en confianza y hasta orgulloso diría yo. Cerré los ojos, intenté concentrarme para que se me quite la erección, no pude, pero seguía con los ojos cerrados, porque si los abría y la veía tan cerca a mí, quizás eyacularía, explotaría toda mi leche.

La doctora paula manzanal xxx tenía sus manos muy suaves y su voz también, me hablaba mientras me revisaba, pero yo casi no escuchaba, seguía concentrado en no eyacular, en no sentir mayor excitación, de pronto me sacudió el hombro diciéndome, le pasa algo?. Yo medio asustado le dije que no, era que me había preguntado varias veces cuanto tiempo estaba con el dolor. No sé de dónde me salieron palabras, creo que de tanta arrechura, le dije, disculpa, no puedo estar con los ojos abiertos y verte tan cerca de mí, me concentraba para evitar mirarte con deseo y que te des cuenta lo mucho que me excitas. Entonces paula manzanal xxx se retiró el cubre boca y cerré los ojos a la espera de recibir un gran golpe en la cara, un golpe tan fuerte que me extraiga la muela adolorida. De pronto sentí que me cogió la cara y me empezó a besar, abrí mis ojos inmediatamente, no lo podía creer, paula manzanal xxx me estaba comiendo a besos, estaba atónito, hasta que reaccioné cuando empezó a cogerme la pinga, con los guantes puestos aún, primero sobre el pantalón, luego metió su mano dentro y me cogió las bolas, sentía muy suave.

Reaccioné y comencé a agarrarle sus enormes nalgas, las acariciaba en círculos y las apretujaba. Luego empecé a bajarle el pantalón con todo y calzón, tenía realmente un hermoso culo y la piel muy suave. Ella empezó a darme una mamada, a lo que reaccioné jalándola y acomodándola para hacer un 69, rápidamente se acomodó, era increíble, estábamos sobre el sillón dental comiéndonos, ellas mi pinga con todo y bolas y yo lamiendo su conchita y chupando su clítoris: paula manzanal xxx enloqueció con esa chupada, se bajó, se desnudó totalmente y se sentó introduciéndolo con sus manos, aún con los guantes, a su conchita. Comenzó a cabalgar, primero suavemente, pero fue acelerando, demostrando mayor arrechura. Su conchita estaba totalmente rasurada, suave y rosácea. Ya no aguantaba más, se me venía toda la leche, pero yo quería disfrutar de su rico culo, así que la detuve y le dije que se colocara en cuatro, accedió y empecé a metérselo en la conchita, como felinos salvajes, hasta que al sentir que nuevamente se me venía, lo saqué y empecé a lamerle el culo, humedeciéndolo para metérselo por ahí, ella muy complaciente y satisfecha, agachó más su cuerpo y levantó más el culo. Es entonces que agarré mi pinga y empecé a introducírselo suavemente en su culo, en su rico culo.

Casi no manifestó dolor, quizás ya había recibido por ahí, poco me importó y se lo metí hasta el fondo, cada vez más rápido, o como ella decía, “más fuerte papi”. Y así fue, cada vez más fuerte y más rápido, hasta que terminé con tremenda expulsión de leche, tanta que pronto comenzó a derramar de su culo, mientras yo seguía empujándoselo. Fue increíble, adiós dolor de muela, puro fuego, pura pasión.

Desde entonces, asisto puntualmente a mis controles dentales, pero claro, ahora al consultorio de la doctora paula manzanal xxx, ya titulada, experta en salud bucal y anal.

Destacados
























































































Be the first to comment on "PAULA MANZANAL XXX EXPERTA EN SALUD BUCAL Y ANAL"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios