MI PRIMERA VEZ FUE CON ANAHI DE CARDENAS XXX GOLOSA DEL SEXO

Cuando uno se inicia sexualmente desencadena una serie de aventuras y anécdotas que van quedando grabados en tus recuerdos como trofeos de guerra. Ese despertar a un mundo lleno de placeres y satisfacciones sexuales es simplemente el comienzo de un largo camino que han de transitar juntos tu herramienta de combate, es decir tu pene y tú. Una de esas anécdotas que tanto recuerdo es la que me hizo vivir anahi de cardenas xxx quizá la chica más hermosa que conocí en toda mi adolescencia y que tantos momentos de arrechura me regalo por ese entonces.

En los años 90 la ciudad no era como en la actualidad. Habían menos vehículos en las pistas, no habían tantos condominios, ni centros comerciales, ni cines, es decir la diversión no era como la de la actualidad. Pero eso no quiere decir que uno no se divertía. En ese entonces teníamos un lugar parecido a un centro comercial al cual llamábamos “La plaza”. Ahí siempre íbamos los chicos del barrio en nuestros ratos libres para pasarla bien, ya sea para mirar ropa o para gastar nuestro poco dinero en videojuegos que alquilábamos. Asi fue que conocí a anahi de cardenas xxx en uno de esos locales de esparcimiento juvenil y en donde no podía pasar desapercibida con su belleza sin igual.

Corría el año 97 y acababa de cumplir 17 años. Podría decir que era un chico afortunado, tenía buenos amigos, estaba en la academia preuniversitaria, pero sobre todo tenia jale con las chicas quienes siempre me buscaban para salir y pasarla bien. Tuve muchas enamoradas y probé muchos labios pero hasta ese entonces no había tenido relaciones con ninguna. Hasta que una tarde conocí a anahi de cardenas xxx quien era un año mayor que yo, era dorada de ojos claros, con un tremendo culo que provocaba nalguear y morder. Era verdaderamente una Barbie humana pero con curvas más pronunciadas como de una vedette. Esta chica era la que alquilaba máquinas de “super nintendo” en “La plaza” donde yo y mis amigos pasábamos la mayor parte del tiempo en nuestros ratos libres.

Todas la tardes saliendo de mis clases en la pre me daba una vuelta por el local de anahi de cardenas xxx para alquilar una máquina. Luego que se terminaba mi tiempo de juego me quedaba a conversar por varias horas con ella. Rápidamente cogimos mucha confianza y nos devorábamos con la mirada, incluso la esperaba hasta la hora del cierre del local para acompañarla a su casa o irnos a comer algo por ahí antes de despedirnos. Ya habíamos tenido agarres con su respectivo paleteo algo que a ella la calentaba mucho pues siempre me quedaba mirando con cara de arrecha. Las indirectas que nos lanzábamos eran muy evidentes, incluso una tarde ella me hizo un reto: me susurro al oído que si le pasaba todos los niveles del juego “Street Figther” me daría como premio una noche de sexo que nunca olvidaría. Semejante reto de una muchacha calentona y bellísima diciéndotelas muy bajito al oído hicieron que me motivara mas de lo normal. Entonces puse todo mi esfuerzo y pasé el juego de la mejor manera. Era evidente que la intención de la retadora no era que yo pasara el juego si no que me la levantara ese mismo día.

Eran como las 8 de la noche y tenía que volver a casa pues no había dejado dicho a donde me iba. Pero anahi de cardenas xxx me retenía diciéndome que me daría mi premio y hasta me dejaba jugar todo lo que quisiera con tal que la esperara hasta la hora del cierre. Poco a poco los clientes se fueron retirando y entonces adelanto la hora de cerrar su establecimiento por el apuro que le generaba regalarme su cosita. Toda la galería se iba quedando vacía y en la tienda estábamos absolutamente solos, su negocio era el único que tenía la luz encendida mientras los demás stands ya habían cerrado. Entonces en ese momento dejé mi juego pues ya sabía lo que se venía, ella fingía escribir algo sobre su cuaderno de ingresos pero en el fondo sabía que me estaba esperando.

Me acerque lentamente y la abracé por la espalda. Inmediatamente anahi de cardenas xxx pegó todo su trasero contra mi pinga que ya estaba levantándose, su perfume era suave y me provoco besarla en el cuello, en los hombros. Entonces cogió mis manos y las puso sobre sus pechos, sentí ese par de melones deliciosos muy firmes y erizados que me calentaron totalmente, en eso ella cerró completamente su local y apagó las luces quedándonos dentro a seguir con lo nuestro. Por la oscuridad no veía absolutamente nada, pero mi pene estaba completamente erecto con toda la sangre en la cabeza, cuando de pronto escucho sus susurros que me dicen: “ven aquí”. Con mi pantalón abajo y mi miembro afuera trate de seguir su voz sin poder ver nada, entonces gracias a la ayuda de sus manos mi pene pudo entrar en su conchita de manera muy placentera. Al palpar con mis manos pude darme cuenta que estaba en la pose de perrito y comencé a moverme hacia atrás y adelante provocándole mucha excitación y gemidos que contenía con sus manos para no hacer escándalo.

Estuve penetrándola a mi manera por unos 10 minutos cuando de pronto anahi de cardenas xxx se para de golpe, abre la puerta y me dice: “tenemos que irnos”. Me tomo por sorpresa su actitud, pensé que por mi inexperiencia había metido la pata en algo, pero cuando le pregunte “¿qué pasa?” simplemente respondió “Nada, solo vámonos” y recogía su ropa colocándosela como podía con rapidez. Al salir de la tienda le volví a preguntar: “¿pasa algo malo?” y entonces ahora si me dijo algo concreto: “pasa que si no salimos ahora mismo, las puertas del centro comercial se cerrarán y no podremos salir sino hasta mañana. Corre”. Empezamos a correr como locos por el pasillo matándonos de la risa y terminando de vestirnos. Mientras buscábamos la salida me dijo algo que nunca olvidaré: “lo haces muy rico con ese pene tan grande que tienes”.

Esa chica era una golosa insaciable, a pesar de sus cortos 18 años se notaba que tenía mucha experiencia en el sexo. En el taxi de regreso a su casa me recostó sobre mis piernas haciéndome un sexo oral riquísimo sin importarle que el taxista pudiera vernos. Al llegar a su destino nos manoseamos muy rico en la puerta de su casa y luego de un rato anahi de cardenas xxx me hizo pasar. Una vez dentro me dijo muy seria: “tenemos que terminar lo que empezamos en la tienda”, entonces se arrodillo y me sacó la pinga de mi pantalón. En ese momento me dejé llevar, cuando de pronto escucho unos ruidos en el ambiente de al lado. Le pregunté “estás sola?”, ella me dijo que sí en voz muy baja. No le creí nada y mientras me lo chupaba como una endemoniada, vuelvo a escuchar más ruido en el otro lado de su casa. Entonces la detuve y le dije: “no estás sola”. Me sonrió y dijo: “No te preocupes, es mi abuela que debe haber ido al baño, pero no vendrá a la sala”.

La calentura del momento pudo más que mi pudor así es que nos fuimos a un rincón de la sala donde un mueble alto nos tapaba completamente. Cuando anahi de cardenas xxx me lo chupaba me miraba a la cara disfrutaba ver mi expresión de placer. Cuando ya estaba totalmente listo para la estocada final la volví a poner de perrito, su cinturita y su redondo trasero me calentaban, entonces cogí con ambas manos sus caderas para darle más fuerte y empecé a bombear con violencia. Ella trataba de no gemir ni gritar para no llamar la atención de su abuela. Sin embargo su perfume y su conchita caliente me ponían más animal y le empecé a dar más duro aun, mi pene nunca estuvo tan caliente como esa noche y tampoco tan excitado.

Como mi pene es grande y grueso anahi de cardenas xxx quería subir sobre él. Entonces se trepo dándome la espalda y comenzó a moverse, su carita de muñeca arrecha era excitante, sus piernas y sus caderas encima de mí me animaban a golpear más duro mi pelvis. Ella contenía los gritos, pero su expresión era de placer incontenible, su conchita quemaba cada vez más y ella saltaba abiertísima para que pueda ser penetrada totalmente. Estuvimos cerca de media hora en puro galope cuando de pronto sentí que ella se movía distinto, como temblando y dando gemidos entre cortados, con sus manos quería cogerme de donde pudiera hasta que dio un ligero gemido y se detuvo por completo. Entendí que se había venido y esos movimientos hicieron que yo también lo haga. Fue delicioso.

A los pocos minutos su abuela llamó extrañada por los ruidos a su nieta: anahi de cardenas xxx eres tú? Era momento de la retirada, la abuela no demoraría en aparecer en la sala y descubrirnos, así es que nuevamente comencé a correr y ponerme la ropa a tropiezos. No hubo tiempo de despedirme de ella ni de conversar, pero su rostro de felicidad me daban la certeza que la paso bien. Fue mi primera experiencia sexual con una chibola golosa del sexo.

Destacados


























































Be the first to comment on "MI PRIMERA VEZ FUE CON ANAHI DE CARDENAS XXX GOLOSA DEL SEXO"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios