PROFESORA SUSAN LEON XXX PROBO MI LECHE EN LA BIBLIOTECA

Con los muchachos de la promoción decidimos reunirnos el fin de semana para un reencuentro después de 10 años que dejamos las aulas de nuestro querido colegio. Ese reencuentro me puso muy animado de poder ver a mis viejos amigos y a la vez recordar anécdotas que marcaron nuestra niñez y adolescencia. Particularmente una de las cosas que más recuerdo de mis años dentro de la institución educativa es a susan leon xxx una diosa que a pesar de su edad mantenía vivo en los alumnos el deseo por tenerla en brazos.

Todos estos años fuera del colegio muchas veces he recordado cuando era un pobre feliz indocumentado y la pasaba de lo mejor sin mayores preocupaciones más que la de estudiar y terminar como se debe mi secundaria. Pero siempre me preguntaba ¿qué sería de susan leon xxx la profesora que teníamos de Ciencias Naturales?  La verdad con esa profesora no aprendí gran cosa de las ciencias ya que nunca me intereso esa nota, pero de lo natural ahí sí creo que la profesora nos ha dado unas buenas clases. Y a mí me las dio con prácticas incluidas.

Recuerdo aquel momento como si fuera ayer. Esa semana estábamos en exámenes y con un par de amigos nos fuimos para la biblioteca a repasar nuestros apuntes para rendir un examen que tendríamos esa misma tarde. La biblioteca acaba de abrir y estábamos prácticamente solos, con decirles que tampoco había llegado el profesor de turno de guardia que es el encargado de velar por la tranquilidad en la sala de estudio. Cuando de pronto llego ella: apareció susan leon xxx, la profe de ciencias. Mi amigo que estaba al lado me dio un codazo y me dijo “Que rico, con mirarla nada más, con verle ese tremendo culo ya la tengo parada”. Lo cierto es que mi amigo decía la verdad, es que tal y como venía a las clases estaba como para comérsela, traía una minifalda que le dibujaba no solo el culo sino ese par de piernas gordas que tenía y un escote de infarto que nos permitía ver ese par de pechos pequeños pero anchos . Estoy totalmente de acuerdo: con solo mirarla a ella se le ponía dura a cualquiera.

La profesora se nos acercó y nos preguntó inocentemente ¿chicos estudiando duro para el examen de hoy? Yo levante mi mirada y sin darle mucha importancia respondí: “claro que sí, sino fuera por ese examen ni locos que estaríamos aquí estudiando no cree?. La profesora susan leon xxx  se quedó asombrada por como le contesté pero en parte era cierto, yo prefería estar afuera en el patio con los demás fastidiando a las chicas de otros salones, sobre todo a Melina una compañera del quinto “C” que a todos nos traía babeando y con ganas de metérsela.

De pronto vi que la profesora susan leon xxx se había ido a estudiar al fondo de la biblioteca cerca a los baños. Ella también venía a estudiar ya que al parecer estaba especializándose en la universidad. Dentro de mi dije “esta tiene que llevarse un buen recuerdo de la biblioteca”. Poco a poco fueron saliendo mis compañeros hasta quedarme solo en la mesa. Entonces me fui donde la profesora y le dije si podía acompañarla ya que no me gustaba estudiar solo. Me sonrió coquetamente y me dijo “adelante”.

Me senté frente a ella y de rato en rato levantábamos las miradas y las cruzábamos de manera más que provocadora. Como todo chibolo de 15 años que empieza a descubrir su sexualidad me dieron ganas de hacer algo inesperado y atrevido a la vez, entonces deje caer mi lapicero al suelo para poder verle las piernas de cerca a susan leon xxx. De pronto al bajar a recoger mi lapicero no solo le vi las piernas sino que le pude ver toda la conchita peluda que estaba expuesta ante mí ya que mi profesora no tenía trusa y de manera intencionada había abierto sus piernas de par en par al verme que me arrodillaba para recoger lo que se me cayó.

Aun atontado por el hermoso paisaje que pude ver al agacharme regrese a mi asiento y ahí estaba la profesora susan leon xxx con una sonrisota de oreja a oreja. Se me acerco y me dijo con voz bajita: “La próxima vez si quieres algo me lo pides a mí” y me guiño el ojo. Era una indirecta más que directa, la profesora estaba tan caliente como yo y esa era mi oportunidad para intentar algo. Pero las dudas también me mataban “y si solo era mi imaginación y me mando con todo y la profesora se queja. Me botan del colegio”. De pronto levante la mirada y vi como la profesora empezó a chupar el lapicero de manera excitante, se lo metía y se lo sacaba de la boca como provocándome.

Fue un momento muy caliente, mi pinga estaba totalmente erecta que sentía que rompería mi pantalón. Fue tanta mi excitación que no pude contenerme, me quite el zapato y le metí el pie entre las piernas a la profesora susan leon xxx. Se percató de lo que hacía y se puso colorada, empecé a frotarle el clítoris con mi pie y le sacaba la lengua de manera provocativa como respondiendo a su insinuación con el lapicero. Ella cada vez chupaba con más ganas el bolígrafo. No podía aguantar más esa situación, sentía que la leche se me venía y de un salto me puse de pie y me dirigí al servicio a tirarme una paja.

La profesora susan leon xxx se dio cuenta de lo que ocurría y me ordeno que me sentara en mi sitio. Se levantó y cerró todas las cortinas de la biblioteca y se empezó a desvestir quedándose totalmente desnuda. Me miro con su cara de traviesa y me dijo “porque no me lo haces a mí en lugar de imaginártelo en el baño”. Se puso de espaldas hacia mí, se agachó colocándose en posición de perrito apoyándose en la mesa, se abrió de piernas y se frotaba su hermosa conchita. No resistí ni un segundo más, me baje el pantalón de golpe y me abalance sobre ella. Se la clave de frente por el culo y ella comenzó a disfrutar como una desenfrenada. Sus movimientos eran perfectos y hacían que mis penetradas sean más precisas, sentía como toda mi pieza calzaba perfectamente en su culo y ella gozaba con cada embestida mía.

Luego de bombear por varios minutos el culo de susan leon xxx se voltio, me dio un beso apasionado que pensé que se llevaría mi lengua y me dijo: “ahora quiero que me lo hagas aquí encima de la mesa”. La tire sobre la mesa fría y le metí un señor polvo que disfrutó como una loca, cuando se vino, parecía que estaba ordeñando a una vaca por la cantidad de leche que soltaba. Al acabar de venirnos me agarró la pinga que aún estaba dura y empezó a chupármela como si fuese el bolígrafo y quisiera succionarle toda la tinta. Me la puso más dura de lo que estaba, y no sé de dónde pero me vine otra vez pero esta vez en su boca.

Mientras nos vestíamos ella acariciaba mi pene y me daba un beso como de agradecimiento. Entonces susan leon xxx me dijo “no es mejor esto que estar estudiando?”, yo asentí con mi cabeza. Entonces me confeso que de ahora en adelante ella sería la encargada de cuidar la biblioteca a esa misma hora. Desde entonces todos los días voy a estudiar a la misma hora, incluso después de la semana de exámenes seguí asistiendo fielmente a la biblioteca.

Destacados






































































































Be the first to comment on "PROFESORA SUSAN LEON XXX PROBO MI LECHE EN LA BIBLIOTECA"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios