PUTAS EN LIMA – RELATOS ERÓTICOS

PUTAS EN LIMA SOMOS…Y NO ME COMPADEZCAS – RELATOS

Cuando me volví puta aún era una chiquilla. Mi primera vez fue difícil. No es tan sencillo como parece, no es como cuando lo haces con tu novio o con alguno de tus primos que siempre están dispuestos. Un día ves una película y entonces entiendes que tienes que cobrar por hacerlo, eso es lo que hacen las putas en Lima y a mí me gusta ese negocio. Entonces te toca esperar a tus clientes en un bar o por lo general en una calle algo oscura y no importa si hace frío o llueve una tiene que llevar su minifalda roja, pantis y botas, nos vemos vulgares por donde nos mires, pero ese es “nuestro uniforme”, nuestro distintivo, con el cual nos reconocen y aseguramos nuestro éxito. Sin duda que soñamos: creemos que algún día vendrá nuestro príncipe azul que se va a enamorar de nosotras y nos va a sacar de esta vida miserable, aunque eso de miserable no es por el dinero, porque se gana muy bien. Lo miserable es que nunca, y lo repito nunca debes dar besos en la boca, por regla no se debe, no sé quien lo impuso pero así se maneja este negocio y una no puede hacer nada para cambiarlo. Las putas en Lima también tenemos corazón. Quizá no debemos besar en la boca para no enamorarnos, pues por allí entra también el amor, no nada más que por los ojos. El maquillaje es muy importante, aunque es muy cierto eso de que “sin tetas no hay paraíso”, y es que entre más grandes las tengas, más te buscan. La peluca es otro accesorio esencial, pues te da personalidad. Todas somos buenas mujeres, putas sí, pero buenas mujeres, tenemos sueños, aunque siempre nos preocupa el sobrevivir y una vez que lo logras, entonces como toda persona: aspiramos a la felicidad. Lo que hacemos es un trabajo, una forma  más de ganarse el dinero.

Cuando era niña, no imagine que un día sería puta, claro que vivía en una calle donde ese negocio se ejercía con total libertad y de forma tan natural que enseguida aspiras a unirte al gremio. Lo cierto es que puta o no, siempre lo haces, el sexo está en la mente de todos, solo que la diferencia sino eres puta, es que no sales de tu casa, así como no te pagan por hacerlo y puedes besar en la boca, quizá solo así, estas más cerca de la felicidad, aunque ese sea el bien menos visible.

Te cuento que los hombres cuando están borrachos te prometen tantas cosas, juran que te llevaran a su casa, que se van a casar contigo, que se van a deshacer de sus mujeres, porque ellas no han logrado darles esos minutos de felicidad que solo con nosotras encuentran. Tonterías. Mal chiste de borrachos. Ahora que si quieres tener éxito durante un largo tiempo en esta profesión, debes cuidar tu imagen, si no tienes un buen cuerpo, pero sobre todo si no lo cuidas, ya nadie te toma en cuenta, luego resulta importante tener buena cabeza, ser capaces de entablar una charla interesante, no ser tan solo un objeto del deseo de esas mentes pervertidas, es decir: ofrecemos  una compañía agradable, llena de anécdotas  que parecen ser sacadas de un libro de historias que solo conocemos nosotras. Hacemos amigos en este negocio y en ocasiones nos invitan a salir, nos vemos elegantes, así que no es tan solo la imagen de la minifalda roja y las botas que deben tener de nosotras y sobre todas esas cosas: somos chicas de buenos sentimientos que es lo más importante.

Pero que tengas un corazón bueno no significa que algunos hombres no te sean repugnantes y cuando la necesidad no te aprieta, simplemente les dices que no, que no acostumbras a irte con los clientes y se acabó. Otros en cambio hasta te excitan que dices por dentro “con este se lo hago gratis”, aunque se empeñan siempre en pagarte, no puedes desairar así a un cliente. En este ambiente no tienes vacaciones, no tienes descansos médicos, si no trabajas no existe paga y sin dinero no comes, no disfrutas de la vida diurna, donde tus vecinos ni siquiera imaginan lo que haces por las noches. El día en que dije, lo mío, lo mío, es ser una prostituta fue después de ver la película de mujer bonita y fue en esas escenas de donde encontró su inspiración total y decidió cobrar por algo que ya venía haciendo desde hace algún tiempo. Confieso que algunas noches son del todo aburridas.

La intimidad es única. Algunas veces se tiene la necesidad de tener un novio, de tener sexo por placer, que no es lo mismo que por trabajo y cuando estas en medio del acto experimentas las cosas más hermosas que dentro de las relaciones laborales no pueden ser, no quiero decir que las putas en Lima o una prostituta sea una mujer vacía, una mujer fría y material, sino que no te puedes estar enamorando cada media hora y perdiendo ese amor en los siguientes diez minutos, lo otro es que la mayor parte de las veces uno no escoge con quien irse al cuarto, sino que es la necesidad la que dicta que debemos hacer.

Realizas un par de bailes sensuales y te pagan bien. El tubo es tu herramienta de trabajo, tienes que ser hábil, la gente se vuelve loca cuando ve cómo te contorsionas en él. El tubo es una parte más de tu cuerpo y te dejas ir en el con tanta naturalidad que se excitan y quieren poseerte en ese instante, luego te llueven las propuestas, las invitaciones diversas, el cuartito oscuro, los olores, los placeres inmediatos. Cuando alguien no te gusta te mueves tan rápido que logras una eyaculación en tiempo record, pero casi siempre te reclaman, quieren más, al parecer se dan cuenta de la treta usada, pero quien no se amaña no se apaña.

Por supuesto que sueñas con tener tu casa, tus hijos y una vida a la que todo mundo llama normal, aunque lo más normal consiste en trabajar y tener dinero, eso es lo que yo hago, ganar dinero, quizá un día mi necesidad deje de ser la económica y piense en hacer otra cosa, además para  que sigas ganando bien, necesitas tener a tu favor dos cosas fundamentales, poca edad y un buen cuerpo, después andas tomando lo que las demás ya no quieren y esa no debe ser la finalidad de toda mujer prostituta. Así que debemos tener en cuenta una vida profesional corta y si eres capaz de ahorrar un excelente fondo para la pensión.

Lo que pienso es que cada quien debe buscar lo práctico para su vida, lo que funcione bien con ellos y eso, seguro que los hará mejores personas y no necesariamente, tiene que ver con  no ser ladrones o putas.

Esta puede ser la historia de cualquiera de esas mujeres que andan por la calle o esperan en la comodidad de su departamento buscando que complacer sexualmente a sus clientes. Muchos nos las hemos cruzado e injustamente juzgado sin ponernos a pensar que son tan humanas como nosotros y que con ese trabajo “indigno” para muchos buscan sacar adelante a sus familias. A continuación conoceremos la historia de Ángela Villon, una trabajadora sexual que además de defender su profesión con uñas y dientes se postulo al congreso de la republica en la ultima contienda electoral logrando concientizar al electorado nacional de que también las putas tienen cosas por las cuales luchar.

Su nombre es Ángela Villón. Es una trabajadora sexual desde los 18 años pero no se molesta si la llaman prostituta o puta. Es una puta digna, lo dice y sin miedo. Desde 1999 trabaja por los derechos laborales de sus compañeras.

Ángela Villón ya es precandidata al Congreso de la República por el partido Frente Amplio . Desde hace tres años milita en Tierra y Libertad y comenta que es muy cercana a Marco Arana , líder de este movimiento.

“No tenemos acceso a créditos, no tenemos acceso a un seguro, estamos expuestas a las mafias y a la delincuencia, esto nos ha puesto en un estado de extrema vulnerabilidad”, señala Villón a Perú21.pe. El estado de violencia en el que muchas trabajadoras sexuales se encuentran en nuestro país es una de sus principales motivaciones para llegar al Congreso.

“Todos estos problemas nosotras los hemos puesto en la mesa de las autoridades competentes y durante estos años no se ha podido lograr nada. Somos seres humanos, el ejercicio del trabajo sexual lo hacemos humanos, no lo hacen lacras o ciudadanos de quinta categoría”, enfatiza Villón.

Es fundadora de la primera organización de trabajadoras sexuales del país y también de la Plataforma latinoamericana de personas que ejercen el trabajo sexual que incluye a Ecuador, México Brasil, Colombia y Perú.

Entre las propuestas más destacadas de la aspirante a congresista se encuentran la legalización de la marihuana para su uso terapéutico, el aborto en casos de violación, el matrimonio igualitario y una ley de identidad de género para que se reconozca legalmente a las personas trans”.

“Me parece una gran maldad que se tengan que debatir este tipo de temas en el Congreso cuando por tener la categoría de ser humano a las personas le pertenecen esos derechos”, sostiene Angela Villón y deja claro que vivimos en un Estado Laico y que “los curas vayan a gobernar a sus iglesias”.

Es fundamental, argumenta, que desde el sector de educación se implementen currículas en las que se fomenten temas de igualdad de género, no discriminación de cualquier tipo y empoderamiento de las niñas: “Debemos tener políticas educacionales que trabajen los problemas sociales desde la raíz”.

Sabe cómo frenar a sus detractores. “El trabajo sexual es un servicio que uno da. El trabajo no dignifica a la persona, la persona dignifica al trabajo. Mi moral, mi ética, mis principios y mi espiritualidad siguen intactas. Sigo siendo buena madre, buena esposa, buena hija”, responde y recuerda que trabaja a favor de los derechos humanos desde hace 16 años y no es ninguna improvisada.

Villón pide que la gente vote a conciencia y que no sigan eligiendo a los mismos corruptos que han hecho del congreso un burdel. “Voten por Angela Villón porque hará del Congreso un burdel respetable”.

¿CUAL ES EL DISTRITO CON MAS PUTAS EN LIMA?

En los últimos años el incremento de la prostitución en Lima ha crecido a pasos agigantados, llevando a los propietarios de estos rentables negocios incluso a sobrepasar las fronteras de la ciudad y llevar a las chicas hasta provincias. En el caso de Lima metropolitana podríamos asegurar que el mayor número de meretrices se agrupa en diversos puntos de Lima Cercado, quienes atienden no solo en las calles sino también en departamentos propios y/o alquilados para tal práctica, así como la aparición de centros de atención sexual para varones (prostíbulos) en la jurisdicción limeña.

Todas las mañanas, mientras van al trabajo o a su centro de estudios, los limeños pueden ver el rostro de la prostitución desde las ventanas de los buses del Metropolitano o de sus autos. Pasear por el jirón Lampa, en el Cercado de Lima es un buen termómetro para darnos cuenta que tanto creció el negocio  en el centro de la ciudad.  Allí, señoras entradas en años y somnolientas esperan a sus ocasionales clientes. Ellas, al igual que los transeúntes, policías de tránsito, serenos y vehículos, son parte del escenario diario de la hora punta limeña.

Las putas en Lima tambien se encuentran en las calles en los jirones Caylloma, Zepita y Washington, y en las avenidas Garcilaso de la Vega y Nicolás de Piérola, entre otras vías del Cercado de Lima, crece y sobrepasa el horario nocturno sin que las autoridades ediles pudieran actuar…hasta ahora.

La estrategia de la municipalidad limeña pretende concentrarse en fiscalizar los locales y negocios que sirven de caldo de cultivo a la prostitución, por temas de salubridad y seguridad estructural, ya que no es de su competencia intervenir por el delito de proxenetismo.

“Hemos iniciado una serie de operaciones de control y cierre de bares, discotecas, cantinas y hostales de zonas del Cercado. Gracias a un trabajo previo, hemos identificado los lugares con falencias en salubridad y seguridad estructural. De varios de esos sitios salen borrachos que después solicitan los servicios de prostitutas”, refiere un funcionario de la comuna limeña.

Si bien los esfuerzos municipales buscan eliminar la prostitución en las calles del Centro de Lima, no resuelven aun el problema social de fondo ni reducen la oferta en su totalidad, lo que posiblemente solo consigan que las chicas se reubiquen.

La prostitución no es un delito porque no está tipificada así en el Código Penal, pero es una falta penada con multa por ir en contra de las buenas costumbres. Existe una ordenanza (1718) que impone una sanción de 2 UIT (S/.7.700) a la persona que ofrezca servicio sexual en la vía pública y también a quien lo solicite.

“En la práctica, es una norma inaplicable por la dificultad para probar que una persona en la vía pública está ofreciendo servicios sexuales y debería ser derogada” sostiene el abogado Mario Ríos, asesor de la Red de Trabajadoras Sexuales del Perú.Además, expone que falta regulación del trabajo sexual. Ese vacío confabula para que la policía abuse y se lleve a la comisaría a estas personas cuando no están cometiendo un delito.

Según fuentes de la comisaría de Alfonso Ugarte, las prostitutas toman las calles desde las 8:00 am en zonas como el cruce de los jirones Zepita y Cañete o las cuadras 8 y 9 del jirón Washington. “Los vecinos vienen diariamente a quejarse porque se paran en las puertas y ensucian las calles”, señala la fuente.

Sin embargo, asegura, la policía no puede detener a las meretrices porque la prostitución callejera no está calificada de delito. “La mayoría vive por acá, son vecinos, por eso no podemos hacer mucho. Solo hacemos operaciones para ver si tienen identificación”, comentaba la fuente.

A plena luz del día, las meretrices ocupan las bancas instaladas en las cuadras 8, 9 y 10 del jirón Lampa. En la vía no hay serenazgo y solo un policía ronda la calle. “Hay señoras y niñas que se sientan desde temprano a esperar a sus clientes y no respetan a nadie”, cuenta la dueña de una tienda de lámparas ubicada en la cuadra 10 del jirón.

La prostitución callejera no es un delito, pero en el Cercado de Lima sí tiene una sanción. Pese a que, en julio, la municipalidad metropolitana emitió una ordenanza que multa esta actividad, a la fecha solo se ha logrado sancionar a dos personas.

El gerente de Fiscalización y Control de la Municipalidad de Lima, Álvaro Anicama, señaló que el retraso se debió a la elaboración de un protocolo en el cual se fijó el método de sanción. “No queremos vulnerar el derecho de ninguna persona, por eso solo podemos multar con pruebas”, dijo.

El funcionario contó que se ha coordinado con las comisarías del Cercado para realizar intervenciones en conjunto. El primero se realizó el último viernes, en el cual se logró grabar a una prostituta manteniendo relaciones sexuales en la vía pública con uno de sus clientes.

La ordenanza 1718 del Municipio, publicada en julio de este año, sanciona con S/. 7 400 a quien ejerce la prostitución, al proxeneta y al cliente.

Personal de Fiscalización de la Municipalidad de Lima descubrió que tres hostales alquilaban sus habitaciones a personas que ejercían la prostitución clandestina, y por eso fueron clausurados.

Estaban ubicadas en la cuadra dos y tres de la avenida Nicolás de Piérola, en el Cercado de Lima. Uno de ellos situado en el número 370.

Personal de la comuna limeña encontró varios preservativos usados en las habitaciones. Así se confirmó el uso que se le daba al lugar, a pesar de que los hombres intervenidos dijeron que allí vivían. También aceptaron que arrendaban los cuartos pagando entre 20 y 40 soles diarios.

Además, con la venia del administrador del local tenían la posibilidad de hacer contratos mensuales por 300 soles para que cada dormitorio se convirtiera en sus domicilios.

También se comprobó una situación similar en el hostal Buena Vista situado en el numeral 206 de la misma avenida. En ambos lugares reinaba un cuadro de suciedad y deterioro semejante, además de suelos sembrados de preservativos usados.

Martí Reyes, coordinador de Operaciones de la Gerencia de Fiscalización y Control del municipio limeño, dijo que “esta zona es conocida por el ofrecimiento de servicios sexuales en calles como Peñalosa, Chancay y La Colmena”.

“Entendemos que algunas de esas personas están ejerciendo este tipo de actividades y que el propietario de un local favorece esa situación”, agregó.

También se impuso a sus operadores una sanción de más de 8,100 soles, por atentar contra la salud pública y por faltas de Defensa Civil al carecer estos locales de las principales medidas de seguridad.

Más de 10 locales donde se ejercía la prostitución fueron clausurados por la Gerencia de Fiscalización y Control de la Municipalidad de Lima. En algunos lugares se coordinaba los encuentros previa cita y en otros se hacía bajo la fachada de centros de masajes y reflexología.

A pocos metros de la Plaza de Armas, en la cuadra 4 del jirón Rufino Torrico, se intervino la galería Centro Plaza. En ella habían ocho estrechos espacios en los que supuestamente se daban masajes, pero cuya verdadera naturaleza comercial fue descubierta luego de que la comuna hiciera un trabajo de seguimiento. Otro estaba ubicado en la galería Las Nazarenas, en la avenida Tacna 535.

Al respecto, el coordinador de Operaciones de la Gerencia de Fiscalización del municipio, Martí Reyes, indicó que el 2016 se hicieron varios operativos y se cerraron 28 locales dedicados a esta actividad.

“Desalojadas de allí estas personas han comenzado a buscar donde poder ejercer la actividad sin problemas. Hemos encontrado que se han acercado más al Centro Histórico en galerías pequeñas, donde creían que pasarían inadvertidas. Allí se ejerce ese tipo de actividad incurriendo en las mismas faltas del año pasado”, manifestó.

Asimismo, Reyes detalló que también encontraron el mismo panorama en la Galería Espaderos (cuadra 5 del Jr. de la Unión), y tres en el jirón Ica. En estos últimos, según Reyes, había gran cantidad de preservativos, colchones en mal estado y habitaciones desaseadas.

¿LAS PUTAS DE SAN BORJA, PUTAS DE MIRAFLORES, PUTAS DE SAN ISIDRO SON LAS QUE COBRAN MAS?

Probablemente no exista un solo distrito de Lima metropolitana en donde no se practique el oficio más antiguo del mundo. La oferta de las putas en Lima alcanza desde los distritos más humildes hasta los de mayores recursos que han ido adaptando su servicio a los estándares de calidad mundial. Es por esta razón que hoy en dia todas la putas ofrecen similares servicios: trato de pareja, sexo oral, vaginal, poses, besos y caricias. Sin embargo el precio por conseguir pasar un momento de satisfacción con estas chicas son variados.

Las kinesiólogas, escorts o putas en Lima que brindan sus servicios sexuales a caballeros exigentes en Lima, cobran entre 150 y 200 soles por hora, mayormente estas kines atienden por los olivos, Miraflores, surco, san borja y demás distritos importantes de la ciudad.  Es recomendable que revisen bien los anuncios sexuales de estas putas antes de llamarlas para que puedan hacer un comparativo en precios y calidad de ofrecimientos. Hay quienes te brindan un sexo anal gratuito y otras que te lo brindan por un adicional.

Debemos de recordar además que muchas de las prostitutas de la ciudad no andan solas, la mayoría de ellas tienen sus protectores o también conocidos como “cafichos” quienes sacan un porcentaje de cada servicio de las trabajadoras sexuales.
Las redes sociales no sólo sirven para el ocio y distracción de estos “cafichos” con mucho tiempo libre, sino que se convirtieron en la herramienta perfecta para sus actos proxenetistas. Por usos y costumbres el caficho  asediaba a su víctima personalmente. En el caso de las putas en Lima, donde la mayoría son de provincia y extracción humilde, los hombres se apersonaban en sus pueblos, en las terminales de autobuses y en los parques públicos de las distintas ciudades del país donde los domingos acostumbran a pasear las chicas de escasos recursos. Lo que significa un desplazamiento, un esfuerzo económico y de labia, pues las abordaban cara a cara, las tenían que convencer para pasear, les ofrecían regalos. Aunque no por mucho tiempo, como me advirtió un padrote, demasiada inversión no es negocio.

Así sucedió con varias de las muchachas que hoy nos cuentan como el caficho las contactaba por la conocida red social. “¿Él te envió la invitación?”, le preguntamos. “No, primero, sin conocerme, comenzó a darle like a mis fotos y después me mandó la solicitud de amistad como cualquier persona. Ya después comenzamos a intercambiar mensajes y chatear por face. Le contaba mis problemas y él siempre bien comprensivo”. Poco después le propuso que fuera su novia. “Yo pensé que estaba jugando, pero él decía que era en serio y que yo le gustaba mucho. Eso sí, me dijo que era separado, pero que quería formar una familia porque su anterior pareja se había llevado a su niña de cinco años y la extrañaba mucho. Por eso quería formar una nueva familia”. Después de una relación cibernética de dos meses Carlos se presentó a su provincia y se hizo de su nueva mujer.

Actualmente las putas en Lima, pueden empezar con el “poder de un like” cada vez es más común. Desde la comodidad de su casa, los cafichos  evalúan una serie de “objetivos” que se despliegan en su pantalla. Y todas al mismo tiempo. “Empiezan a bombardearlas con mensajes hasta que aceptan su amistad”, pero estos cafichos buscan sobre todo “a chicas que de alguna manera están inconformes con su familia o que tengan carencias económicas”. Así pues la pericia del enganchador consiste en detectar con tan sólo algunos mensajes de intercambio y con un rápido vistazo a las fotos que suben a su perfil el contexto socioeconómico de la posible víctima. Sin inversión monetaria y mayor esfuerzo, más que el de teclear tenazmente, tienen todo el tiempo del mundo para su cometido. Incluso llegan a convencer a las adolescentes de que roben dinero para poder viajar y se encuentren con ellos en otra ciudad.

Estadísticas de la DIRINTRAP PNP indican que 60% de las mujeres fueron captadas por medio de las redes sociales, lo que contrasta con los datos de la Policía Cibernética que, en lo que va del año, sólo ha reportado un caso. Después de ser obligadas a prostituirse, sobre todo en ciudades alejadas de su ciudad natal, las adolescentes solo esperan que un golpe de suerte toque a su puerta y poder regresar con los suyos.

¿LAS FOTOS QUE PUBLICAN LAS PUTAS EN INTERNET SON REALES?

Hoy en día las paginas donde se anuncian los servicios sexuales de las putas en Lima se han vuelto un lugar común en el ciberespacio. Mujeres de extracción clase media, en su mayoría, que han decidido por voluntad propia ejercer la prostitución y que al mismo tiempo escriben en sus bitácoras electrónicas su diario acontecer. El fenómeno inició hace unos cuantos años atrás con Fernanda, quien fue la primera. Bajo el magisterio de una experimentada escort argentina, subió su primer anuncio en internet cuando tenía 18 años en el 2002. A diferencia de sus colegas más humildes, que ignoran que su foto ilustra alguna página o foro en internet, en el mundo de las escort no sólo participan los clientes que exponen sus experiencias en los chats, sino que también lo hacen las chicas, que en su mayoría se promocionan y agradecen halagos. Pero Fernanda fue más allá; pasó de ser juzgada a juzgar, y lo hizo con sentido del humor y una naturalidad que le granjearon numerosos lectores. Era la primera vez que una voz femenina se atrevía a esculpir el otro lado de la cama, o por lo menos con una prosa ágil y bien articulada. Los editores del periódico Metro le ofrecieron un espacio y fue así como su tentador cuerpo comenzó a atrapar miradas chilangas por los múltiples anuncios que inundaron la ciudad. Crónicas desde mi cama se convirtió en un fenómeno que combinaba revelaciones de un mundo que a la mayoría de sus lectores les estaba vedado y, para los acaudalados que decidían contratar sus servicios, la posibilidad de ser protagonistas de todo tipo de proezas lúbricas. El fin llegó en el 2009 y en la blogosfera posteó su última entrada en julio del 2015.
El periódico Gráfico imitó la fórmula y consiguió su propia prostituta: La Pequeña Lulú o Lulú Petite. El Metro, una vez sin Fernanda, se consiguió una más: Milah. Ambas se expandieron a las redes sociales para ampliar su público. Al día de hoy, la única activa es Lulú Petite, quien tiene 87,784 seguidores en Twitter y en el 2013 publicó su libro Los secretos de Lulú Petite. Milah al parecer fue presa de un incontenible remordimiento y desapareció por completo del ciberespacio. Ni un rastro, de su antigua vida, si al caso sus columnas de Metro quedarán en la hemeroteca de alguna peluquería como prueba de su evanescente existencia.

Por supuesto, no es la única; Valeria Martell es otra más de las escort-escritora. Licenciada en finanzas, me explica que actualmente sólo está promocionando su libro Diario erótico, 1000 noches con una prostituta. En este mundo, donde las tarifas no suelen bajar de los 1,500 pesos por hora y abundan los hoteles con jacuzzi y champagne, también tiene sus inconvenientes. Así lo relata una chica en el foro de la página sexoserviciodf.com, quien el 12 de mayo pasado fue violada en un hotel de Tlalpan. Dice que después de que terminó la relación con un tipo que la contrató y a quien describió como de “1.70 con cuerpo trabajado en el GYM, en ropa sport”, la roció con gas pimienta para después esposarla y tirarla al piso. Una vez indefensa la penetró sin protección y eyaculó dentro de ella. Los foristas aseguran que no ha sido la única víctima. La trata es otro de los problemas, sobre todo de extranjeras. las cuales anuncian en portales web más famosos y que pese a las múltiples denuncias de explotación sexual de que son objeto, actualmente sigue trabajando. Eso sí, en su página de entrada advierten que la pederastia es un delito y que las chicas que se anuncian no fueron obligadas “física, moral o psicológicamente a realizar actividades ilícitas o contrarias a su voluntad”.

La gran accesibilidad del internet y las redes sociales permiten una mayor intercomunicación entre las personas, pero al mismo tiempo significan un gran riesgo. Sobre todo para los jóvenes el 58% de los cibernautas en Lima son menores de 24 años—, quienes están expuestos a todo tipo de crímenes. En resumen para lograr el éxito de sus publicaciones y para conseguir que los cibernautas tengan confianza en sus servicios ofrecidos, estos los acompañan con fotos reales de la kine que brinda el servicio sexual.

¿LAS PUTAS EN LINCE SE OFRECEN EN LA VIA PUBLICA?

En 80% se redujo la prostitución callejera en Lince gracias a las acciones disuasivas implementadas por el municipio de ese distrito, como filmar a los parroquianos que contratan los servicios de meretrices y travestis en la vía pública, informó el alcalde Martín Príncipe.

El burgomaestre destacó que los serenos patrullan diversas zonas del distrito portando videocámaras para filmar a los transeúntes que se acercan a las trabajadoras sexuales. Al advertir que son grabados, los parroquianos optan por retirarse avergonzados.

“Nuestros serenos se ubican cerca de las meretrices, tocan el silbato, graban y encienden las circulinas, lo que ahuyenta a los clientes. Es un elemento disuasivo porque, obviamente, nadie quiere ser filmado cuando está frente a una trabajadora sexual”, expresó.

Príncipe Laines remarcó que las inmediaciones de las avenidas Arequipa, Petit Thouars, César Vallejo, así como las calles Soledad y los límites con la urbanización Santa Beatriz lucen hoy más tranquilas y en su mayoría sin la presencia de meretrices o putas que bajan de diversas partes de la ciudad, en otras palabras una invasión de putas en Lima.

Esto también fue posible gracias a la colocación de paneles informativos que advierten que determinadas zonas de la jurisdicción están siendo vigiladas por agentes municipales, manifestó el titular del municipio de Lince.

Si bien aún existen meretrices en la vía pública, la comuna de Lince aseguró que prevé acabar definitivamente con esta práctica.

“El meretricio en Lince se ha reducido increíblemente, pese a ser un problema de toda la vida. Todavía hay algunos casos de resistencia, pero día a día lo combatimos porque sabemos que la prostitución callejera puede transmitir muchas enfermedades, incluso el VIH/Sida”, subrayó el alcalde.

Indicó que, en general, su comuna ha destinado muchos recursos para mejorar la seguridad ciudadana, lo cual les han permitido adquirir seis camionetas con sistema de control satelital, filmadoras, 12 motocicletas, 50 bicicletas, y contratar más serenos para el distrito.

Con relación a la existencia de una gran cantidad de hostales en Lince, calculada en más de 200, Príncipe recalcó que el municipio a su cargo ha endurecido los requisitos para la entrega de licencias de funcionamiento de estos establecimientos, lo que ha desalentado ese negocio, ya que servían para refugio de putas de Lince o putas en Lima en general, donde muchos de estos supuestos hoteles hospedaban a las chicas.

A modo de ejemplo, detalló que quienes deseen abrir un hostal en Lince deben asegurar que los ambientes destinados para tal fin cuenten con buena infraestructura, estacionamiento adecuado, y demuestren ser lugares de hospedaje de cuatro o cinco estrellas.

“Lince es reconocido como el distrito de los hoteles y hostales, pero esas licencias de funcionamiento han sido entregadas en gestiones municipales anteriores. Hemos tenido cuidado en no fomentar este tipo de negocios en nuestro distrito”, argumentó.

¿UNA PUTA DE LA CALLE O UNA PUTA CON DEPA?

Cuando se habla de prostitución o putas en Lima varias imágenes se vienen a la cabeza de un limeño. La primera es de la avenida Arequipa, Petit thouars o Arenales  donde comúnmente se suele ver en algunas esquinas a mujeres ofreciendo su cuerpo. Chicas que te conquistan con “mi compañía intima” o “doy mi colita” y es que la presencia de una kinesióloga culona Lince, de putas San Borja, San Isidro, San Miguel, Miraflores, San Juan de Lurigancho nos hablan de una red de prostitución vip.

Y justamente, ante la falta de buenos ingresos es que muchas universitaria 19 añitos, profesionales y hasta amas de casa en busca de ayuda económica se transforman en trabajadoras sexuales o simplemente en putas en Lima. En Lima hay un mercado que crece aceleradamente: el de las kinesiólogas extranjeras. No son chicas de la calle ni de bares, son mujeres anfitrionas buen cuerpo con estudios y muy refinadas que se las puede ubicar por sitios web o por recomendación de amigos, entre otras formas de contactarlas, situadas en depa surco y hoteles Lince y hoteles de Miraflores, donde generalmente ejercen estas putas en Lima sus artes amatorias.

La prostitución vip, escorts vip o putas en Lima vip es un mercado que crece entre las sombras, lejos de las leyes… Es el mundo de lujuria soñado por muchos y cuya licencia la obtienen sólo los que poseen mucho dinero. Las que brindan el servicio son jovencita 18 añitos hasta maduritas de 40 años, quienes se las ingenian para que sus familiares no se enteren que realizan este tipo de trabajo. Atienden preferentemente a empresarios, jóvenes de recursos y extranjeros que pueden abonar entre 100 y 500 soles la hora dependiendo de lo que el cliente desee hacer.

Algunas de las historias que se narran a continuación son reales, los nombres de las protagonistas fueron cambiados a pedidos de ellas para preservar su identidad.

Luly tiene un poco más de 30 años. Es casada y tiene un hijo. Su marido cree que es profesora de pilates de gente muy pudiente. La mujer va a hoteles a ver a sus clientes que son empresarios que, por lo general, vienen por asuntos de negocio a la provincia. Luly está segura que si su esposo llega a descubrir lo que hace seguramente le pide el divorcio. Pero se arriesga porque la paga es buena. “Las trabajadoras sexuales siempre estuvieron mal vista y seguramente seguirán siendo lo peor de la sociedad. Pero si analizas un poco lo que ocurre en la televisión actualmente, las vedettes que se desnudan en lo de Tinelli no están muy lejos de lo que nosotras hacemos. La propia Natacha Jaitt cuenta en las redes sociales que les cobra a los hombres que desean tenerla. Pero nosotras no somos actrices, ni modelos, ni vedettes y por eso todo el peso cae sobre nuestros hombros”.
Mayra es una joven de 23 años oriunda de Neuquén. Ella vino a estudiar a la provincia y un día una de sus compañeras de facultad le comentó cómo ganaba dinero rápido y en buena cantidad (sus amigas no eran mas que unas putas en Lima). “Me dijo que podía ganar mucha plata sin exponerme a que mis conocidos se enteraran. Lo primero que me contó es que a ella la contrataban cinco hombres, dos solteros y tres casados, para ir dos veces por semana a su departamento y tener sexo con ellos… Por ese servicio ella recibía seis mil pesos por mes”, cuenta la chica y continúa: “Al principio me daba un poco de miedo. La primera vez fue difícil, pero con mi amiga decidimos alquilar un departamento céntrico y comenzar a atender ahí. No recibimos a cualquier hombre ni nos ofrecemos para asistir a despedidas de solteros porque no sabemos si podemos encontrarnos con un conocido. Este trabajo está mal visto desde siempre y tratamos de que no se nos relacione con él. Sólo esperamos recibirnos y dedicarnos a otra cosa, aunque puedo asegurarte que en ningún empleo vamos a ganar lo que acá ganamos ni darnos los lujos que hoy tenemos”.

En la otra vereda está Jessica otra representante de estas putas en Lima, no porque trabaje en la calle sino porque ella también es una puta cara, pero se siente orgullosa de serlo y no pretende dejar el ejercicio. “Es un trabajo honesto como cualquier otro. Yo no robo ni mato a nadie. No engaño con mentiras que no voy a cumplir como hacen los políticos. Ofrezco mis servicios para que un hombre pueda cumplir sus fantasías sexuales, esas que en su casa no encuentra. También hago show en despedidas de soltero o acompaño a hombres a fiestas ya sean casamientos o compromisos empresariales. He llegado a viajar con algunos turistas que cuando pasan por Mendoza me llaman. Sé que físicamente soy muy atractiva y a ellos les gusta llevarme a las fiestas para que todos los miren”, cuenta la mujer que tiene 26 años y lleva unos cuantos ejerciendo la profesión más antigua del mundo.

Jessica aclara que “hay que diferencia la prostitución de la trata de personas o la esclavitud sexual. Yo trabajo sola, no tengo ningún proxeneta ni hombre a quien responderle. Pero sí hay que reconocer que muchas jovencitas son secuestradas y obligadas a prostituirse y a la gente que hace eso es a quien hay que condenar. No a nosotras”.

Gabriela es otro de las chicas scort como se llamaría en los círculos vip o como la nombraría la sociedad en general parte de las putas en Lima, tan frió como eso . Ella está en pareja con un joven y ambos ofrecen su cuerpo. A veces trabajan juntos cuando se les presentan clientes que quieren hacer intercambio de pareja aunque por las anécdotas que cuenta han llegado a realizar cosas mucho más atrevidas. “Un día con mi pareja nos dimos cuenta que estábamos quebrados y no encontrábamos trabajo. Allí se nos ocurrió comenzar a ofrecer servicios como swingers. Hemos atendido a muchos chilenos, brasileños y gringos que vienen en busca de orgías lejos de sus países. Ambos sabemos que esto es un trabajo y no nos involucramos sentimentalmente ni con los hombres ni con las mujeres que tenemos como clientes. Cuando hemos notado algún tipo de encariñamiento, hemos decidido dejar de atenderlos. Nunca se sabe en qué puede terminar y en esta profesión estás muy expuesto.

Putas en Lima

Putas en Lima

El circuito de los departamentos en los que se ofrecen los servicios exclusivos y discretos es cada vez más amplio, tanto que han llegado a opacar a las famosas whiskerías. Según cuenta el dueño de una de ellas, las chicas que allí trabajan gana 5000 soles al mes. Ellas se quedan con el 40 por ciento de lo que se le cobra al cliente, por lo que la paga mensual es relativa a la cantidad de trabajo que tienen. Los servicios que allí se ofrecen son variados y los costos van de 80 a 300 soles.
Según el hombre, “hoy las whiskerías tienen que estar bien paradas para que no den pérdidas, ya que con el cierre del rubro no es fácil conseguir chicas, detalla el hombre y agrega que en estos lugares las mujeres que se prostituyen lo hacen por su propia voluntad y ninguna está obligada. Pero aclara que el nivel de estás no es el mismo de las que suelen trabajar en departamento: “Muchas de las chicas que terminan siendo putas en Lima lo hacen porque tienen sus maridos presos y tiene muchos hijos que alimentar. El nivel de educación que tienen no es el mismo que el de las que trabajan en departamentos vip, dice el hombre y hace una aclaración que llama la atención: “Acá la policía hace controles estrictos. Hacen visitas cada 10 días. Las chicas o putas en Lima están obligadas a tener sus libretas sanitarias y a mostrar los preservativos usados cada vez que un cliente se retira. Pero así como las cuidamos a ellas, también cuidamos a los concurrentes de que no les falte nada ni que las chicas le toquen sus pertenencias”.

¿VÍDEOS DE LAS PUTAS EN LIMA?

Algunas de estas putas en Lima terminan siendo grabadas y los videos terminan siendo compartido en las redes sociales o canales como xvideos o cholotube, este vídeo por ejemplo tiene como referencia que fue filmado en el distrito de Los Olivos, se ve claramente como la kinesiologas recibe el pago y después procede a realizar su oficio, seguramente estas chicas o putas en Lima aun no saben que fueron grabadas.

También con una simple búsqueda en google de vídeos de putas en Lima, la variedad de vídeos es grande, algunas de estas putas en Lima terminan haciendo algunos vídeos promocionales con sus clientes, los que también los podemos encontrar en la red.

Las putas en Lima terminan siendo una población vulnerable por que son grabadas, maltratadas, discriminadas y un largo etc, todo este mundo ha espaldas de las autoridades que son incapaces de crear una zona rosa en Lima, donde se les garantice algún nivel de seguridad a este oficio que muchas no eligieron pero donde se encuentran.

Las fotos de las kinesiologas o putas en Lima también abundan en Internet pero ese sera un tema que trataremos mas adelante en otro post.

Destacados


























































































Anuncios