RONDA ROUSEY XXX SEDUCE A ANCIANO PARA QUE LE DE SU MAÑANERO

Esa mañana su hermana le dio la gran noticia: la aceptaron para trabajar en el asilo de ancianos como enfermera nombrada. Para ronda rousey xxx  era su primer trabajo bien remunerado, eso sumado a su vocación de servicio la convencieron de ayudar en las necesidades de los pacientes del centro en donde iniciaría un nuevo capítulo en su vida profesional. Es así que se alistaba para enrumbar hacia su nueva aventura, sin imaginar que esta le traería las más placenteras e inolvidables experiencias de su vida.

Estaba ilusionada y tenía todo el apoyo de su familia. Salió muy temprano hacia el asilo que no quedaba nada cerca de su casa, luego de un largo viaje llego al lugar y ni bien cruzo la puerta todos los ancianos voltearon a mirarla y decirle algún cumplido subido de tono, otros tan solo admiraban la belleza de ronda rousey xxx, la nueva enfermera. La directora la llevo a su oficina y le entrego su uniforme: una gorrita que le daba un aspecto angelical y una bata muy pequeña que dejaba ver su tremenda anatomía. Ella acepto sin reclamar pues tenía muchas ganas de empezar a trabajar.

Su turno transcurría sin contratiempos. Solo algunos pacientes se animaban a piropearla: “que buena estas”, “siéntate en mis piernas preciosa”, “estas bien apretadita bebe”. A ronda rousey xxx no le incomodaba, por el contrario entendía que era la única manera de esos viejitos de sentirse más viriles. Hasta que le toco atender al señor Wilson, un tipo alto y fornido, con la frente pelada pero con algo de cabello a los costados y una piel muy arrugada. Se le acercó y le ofreció la cena, entonces el anciano pidió comer en su cuarto, así que se lo llevo. Ya en el cuarto ella lo recostó en la cama, se volteó, agachándose para levantar la bandeja con la comida, al hacerlo su bata se levantó dejando ver su hermoso culo y su ropa interior. Al girar nuevamente vio al señor Wilson tocándose su miembro. Muy sorprendida e incómoda le dijo: “pero ¿qué está haciendo señor Wilson?”

Sin quitarle la mirada de encima y con su mano firme en su zona genital le respondió: “hace mucho que no veo un culito tan rico como el tuyo”. Al notar sus ojos desorbitados y su respiración acelerada intento retirar su mano de esa zona pero en el forcejeo ronda rousey xxx tocó la pinga del señor Wilson quien coquetamente le dijo “entrégame tu conchita y con mi tremenda arma te hare gozar como nadie lo ha hecho”. Ella soltó su brazo asustada, no por sus palabras sino por el enorme paquete que tenía el viejo bajo el pantalón. Salió muy acalorada de la habitación y se fue directo a su casa.

A la mañana siguiente ronda rousey xxx aun tenia grabada en su mente la gran pieza del señor Wilson y sus desafiantes palabras “entrégame tu conchita y con mi tremenda arma te hare gozar…”, esa proposición la tenia muy caliente, hacía mucho tiempo que no estaba con un hombre y le excitaba pensar en lo que podría hacerle el viejo de Wilson. Se dio una ducha y se alisto para ir a trabajar, al llegar al asilo hizo sus deberes, uno a uno atendió a los ancianos hasta que llego el señor Wilson. Se miraron fijamente por un momento y el viejo rompió el silencio pidiéndole que llevara su desayuno a su cuarto. Ella no se opuso y fue. Dejo la bandeja con el desayuno sobre una mesita y le pregunto muy coqueta a Wilson cuanto de azúcar quería. Le dijo “tres” mientras se acercaba por detrás para rozar con su pene las suaves nalgas de ronda rousey xxx, quien no dijo nada. Entonces el señor Wilson la tomo de la cintura y la pego hacia él para que sienta su gorda y vieja pinga. Estaba maravillada, se sentía muy deseada y sobre todo excitada. Sin moverse de su posición le ofreció al paciente una cucharadita del café, lo probo y le susurro al oído “está en su punto” mirándola fijamente. Pero ella no resistía más: sentir la pieza y la mirada del viejo la arrechaba demasiado. Él se dio cuenta de eso y la beso con pasión, mientras que ella le correspondía totalmente entregada.

Sus lenguas jugueteaban dentro de sus bocas. El señor Wilson empezó a tocar los pechos de ronda rousey xxx desabotono su uniforme y metió su mano para sentir su delicioso pezón. Ella soltó un gemido prolongado “ahhhhh….ohhhh”. El viejo quería manosear todo ese hermoso cuerpo entonces metió sus manos entre las piernas de la excitada enfermera quien lo detuvo: “espera…no tan rápido”. Fue hacia la puerta y la cerro con seguro para que nadie los moleste. Al volver el anciano ya estaba esperándola sobre su cama. Fue hacia él, quien de inmediato la tiro en la cama y le quito la bata dejándola solo con su ropa interior. El señor Wilson le besaba la cara, los labios y el cuello logrando que ronda rousey xxx estuviera fuera de control: se sacó el brasier dejando ver sus enormes senos que el viejo empezó a chupar con desesperación, primero una y luego la otra. Su lengua lamia los gordos pezones de la enfermera quien muy excitada le acariciaba su canosa cabeza.

El viejo besaba cada centímetro del cuerpo de ronda rousey xxx bajando poco a poco por sus pechos, su ombligo y sus caderas hasta llegar a su conchita. A esas alturas tenía la trusa empapada de la arrechura, entonces Wilson se la quitó y le dijo:

– ¡Uyyy! hice que mojaras toda tu trusa.

– mmm…que rico. Sigue, quiero que te comas mi conchita.

Wilson dibujo una sonrisa malvada y empezó con lo suyo: primero le daba tiernos besos y luego lamia con su lengua sus deliciosos labios vaginales. Con sus dedos abrió la conchita de ronda rousey xxx que era muy rosada, y empezó a acariciarle el clítoris. Ella estaba enloquecida y no paraba de gemir “aaahhh” “que rico papi”. El viejo entonces aumento la intensidad y movió su lengua de arriba abajo, de izquierda a derecha. La cogio de las piernas para asegurarse de que no se soltara. Y las repetidas frotaciones de su lengua con el clítoris de la enfermera hicieron que quiera zafarse, necesitaba un respiro pues la excitación era terrible. Ella no aguanto más y se vino en gran cantidad que dejo mojado al viejo Wilson, quien se relamía los labios disfrutando de los deliciosos jugos vaginales de su enfermerita.

– Que delicioso, como estará esa conchita.

– Ahhhh, estuvo riquísimo. Nunca había disfrutado tanto.

– Te lo dije mi amor…Y esto recién empieza.

– Ok, pero ahora es mi turno.

Y entonces empezó a desvestirlo, le quito su chompa, su camisa y su bividí. Su voluminosa figura y la piel arrugada del señor Wilson no le importaban a ronda rousey xxx, para ella era el hombre más atractivo del mundo. Le beso con ternura en la boca mientras le quitaba su pantalón, lo dejo solo en calzoncillo, lo miro y le dijo mordiéndose el labio “mmm…señor Wilson me gusta mucho”. Él sonrió y se quitó la trusa, entonces ella pudo ver el tremendo miembro que estaba a punto de comerse, era muy grande, el más grande que jamás haya visto.

Con sus manos acaricio el cuerpo del anciano, se agacho y metió la pinga de Wilson en su pequeña boca. Con sus labios remango la arrugada piel, dejando así el glande libre y listo para ser devorado. Su lengua lamía y lamía como si se tratara de su helado favorito, el viejo no podía creer que una jovencita como ronda rousey xxx pueda hacer una mamada tan buena. Le chupo la pieza desde la raíz hasta la punta, repitiendo una y otra vez para satisfacción del anciano. Luego intento tragársela completa, pero no pudo, solo alcanzo a tragar la mitad. Entonces empezó a lamer los huevos del viejo, esas arrugadas bolas contenían litros de leche, que hace mucho no eran probadas por una mujer y ella estaba a punto de hacerlo.

Luego de varios minutos de un delicioso sexo oral, el viejo decidió que era suficiente. Entonces tomo la iniciativa y pese a su edad cargo a ronda rousey xxx y la recostó sobre la cama. Coloco su miembro entre las piernas de su amante lo introdujo muy lentamente en la húmeda conchita de la enfermera quien algo adolorida daba sus primeros gemidos de placer “aaahhhh es muy grande”. Él la calmaba diciendo: “ya verás que pronto lo vas a disfrutar”. La penetrarla con paciencia, la estrecha conchita de la muchacha hacía que el viejo disfrutara mucho ese momento. Empezó a besarla y poco a poco aumento la intensidad de las penetraciones. Cuando la conchita de ella estaba lo suficientemente húmeda, Wilson le dio embestidas más fuertes golpeando contra la pelvis de su amante con mucha vehemencia.

“Aaahh, aahhhh, que rico” “No pares papi” gritaba ronda rousey xxx, completamente excitada. Entonces el viejo empezó a temblar y a contorsionarse de manera inesperada que asusto a la muchacha. Pero el viejo estaba bien, solo que estaba preparando la descarga. Se vino derramando toda su leche en la conchita de la enfermera quien ya había tenido un orgasmo maravilloso. Desde entonces todos los días ronda rousey xxx le lleva el desayuno al viejo Wilson quien en agradecimiento le da su respectivo mañanero.

Destacados



































































Be the first to comment on "RONDA ROUSEY XXX SEDUCE A ANCIANO PARA QUE LE DE SU MAÑANERO"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Banner Destacado