A ROSA ELVIRA ZAMORA DESNUDA LE GUSTA QUE LE REVIENTE LA CONCHITA

Eran apenas dos semanas que había terminado con mi novia y ya andaba desesperado por levantarme a una buena hembra y clavarle mi fierro que para que lo sepan es bastante grande: unos 25 centímetros de largo y bastante grueso sobre todo cuando se excita. Entonces decidí salir de caceria a alguna disco, pero antes pase por la farmacia del barrio donde compro siempre los preservativos cuando hay noche de sexo pero esta vez no atendía Don Pablo el farmacéutico, estaba rosa elvira zamora desnuda su hija.

Esta chica de 26 años y un soberano cuerpo de infarto era mi mayor deseo desde hace varios meses. El año pasado ganó en el distrito el concurso de belleza que realizo la municipalidad. Unos amigos míos que tuvieron la suerte de tirársela me comentaron que le encantaban los penes grandes, ya que ellos la tienen normales y rosa elvira zamora desnuda les decía a manera de reclamo que nunca le habían clavado algo realmente grande, de más de 20 cm. Me contaron también que gozaba como una loca cada vez que la penetraban a profundidad y siempre pedía mas.

Por el barrio ya se había corrido el rumor del tamaño bastante generoso de mi miembro y sabía que había más de una vecina que me tenía ganas. Yo deseaba que rosa elvira zamora desnuda fuese una de aquellas pues además de ser hermosa tenía fama de ser una excelente devoradora de penes. Cuando llegue a la farmacia allí estaba ella más bella que nunca con ese uniforme blanco que le quedaba perfectamente ceñido al cuerpo.

Me daba algo de vergüenza pedirle me venda los preservativos a una mujer tan bella como ella y mucho más cuando tengo que decirle que son de los “más grandes”. Pero más pudo mi arrechura y la sola idea de que rosa elvira zamora desnuda supiera de mi secreto y se interesara en el me animo a pedírselos. Le dije entonces que me vendiera dos cajas de condones, de los grandes. Ella asintió con la cabeza y fue por ellos. Al volver me trajo unos de 20 cms. Los miré y le dije si no le quedaban de los “más grandes”. Abrió los ojos y luego echó a reír:

-¿Me vas a decir que tienes un pene de 25 cm.? – me dijo incrédula.

-Más o menos. Si no me crees te lo puedo enseñar. – respondí coqueto.

-¿Estás loco, no? ¿Crees que soy nueva? Anda a buscarte alguna desesperada por ahí.- me dijo enojada.

Me cambio de cajas por las que pedí y me fui. Me quedé con bronca por la ocasión desperdiciada con rosa elvira zamora desnuda, pero no me pensaba dar por vencido. Yo sabía que si a ella le gustaban las piezas grandes pues se pondría a investigar sobre mí. Decidido a pasar una buena noche a cualquier precio me fui a la discoteca del barrio y me levanté una chibola de 18 añitos que tenía fama de bandida desde el colegio. Me la llevé a un telo cerca a la disco y me quite las ganas que tenia de tirar. Es increíble todo lo que me hizo esa mocosa, luego me confesó que ya había escuchado hablar de mí y que desde hace un buen tiempo tenía ganas de probarme.

Las semanas pasaban y mi popularidad crecía y mi buena suerte con las chicas del barrio también, tanto así que casi todas las semanas me levantaba alguna vecina ofrecida por ahí. Pero yo no perdía las esperanzas en tirar con rosa elvira zamora desnuda. Finalmente parece que tanta popularidad llegó a los oídos de ella y esa noche que me la encontré en su farmacia ocurrió lo que tanto esperaba.

-Hola ¿qué tal? Dame por favor dos cajas de condones. Ya sabes de los más grandes. – le dije sin darle mucha importancia.

-Pues ya no me quedan de esa talla. Sucede que de ese tamaño solo pedimos por mes una cantidad mínima ya que el único que los compra eres tú, pero estas semanas has comprado más de lo habitual.- me dijo como explicándome.

-Si pues, afortunadamente tuve necesidad de usarlos más veces – le respondí hinchando el pecho.

-Se nota. Y cuántas mujeres ya saben de tu supuesta bondad?- me preguntó curiosa.

-Pues en el barrio, la única que no me ha probado aun eres tú. ¿No te quieres unir al grupo rosa elvira zamora desnuda? – le dije con una sonrisa muy picara.

-Pues hace unas semanas estuviste con una chica que es mi mejor amiga y me contó que es cierto lo que dices, pero a mí me gusta comprobar las cosas con mis propios ojos. Aunque en verdad si es cierto lo que dicen eso que tienes seria un fierrazo muy doloroso. He tenido encuentros con pingas de hasta 19 cms. y quedado adolorida después de una buena noche de pasión con ellas, pero de 25 cms. me parece que es algo exagerado y desgarrador. No sé si aguante.

-Seguro que al principio te va a doler rosa elvira zamora desnuda, pero ya verás que luego te va a gustar.

-Está bien. Pero antes te lo voy a medir, quiero estar segura de lo que me piensas meter en mi conchita.

– Trato hecho. Ahora?.

-No, ahora no. Regresa mañana a la hora que cierro. Quiero prepararme para este encuentro.

-Ok. Hasta mañana preciosa.

La noche siguiente fui a la hora acordada a la farmacia. Esperé que se fueran todos, y quedó sólo rosa elvira zamora desnuda. Entré y me dijo que me sacara rápido la ropa. Ella tenía una wincha en la mano. Cuando me saqué el bóxer sus ojos se agrandaron más de la cuenta y hasta le brillaban. Rápidamente se me puso muy dura y ya no hubo necesidad de medirlo. Entonces se me tiro encima y lo cogió con desesperación, trato de metérselo en la boca pero no le calzaba y entonces lo chupaba por partes.

Entonces no aguanto más y se comenzó a quitar la ropo, una vez desnuda me dijo con voz entre cortada “Métemela de una vez”. Yo quería que rosa elvira zamora desnuda continuara con las caricias pero ella me dijo que no podía esperar más. “Estoy desesperada por probarla, métemela ya!!!” Estaba realmente como loca para que se lo conectara de golpe.
Entonces me coloqué un condón y la eche sobre un sillón. Le abrí las piernas lo mas que pude y comencé.

Aunque tenía la concha cerradita me favoreció el hecho de que estaba totalmente humeda. Sus jugos bañaron mi pene y me permitió que se deslizara como un tobogán por su vagina. Tras unas cuantas bombeadas me pidió que me quitara el preservativo, que le incomodaba y que ella quería además tomarse toda mi leche. Totalmente arrecho con la proposición de rosa elvira zamora desnuda me lo saqué y empecé de nuevo. La agarré de las tetas, la besé, la mordí, mientras la iba penetrando. Le habría metido poco más de la tercera parte cuando tuvo su primer orgasmo. Yo seguía con el mete y saca para su deleite.

A los pocos minutos ya había metido más de la mitad y estaba por acabar. Por su parte rosa elvira zamora desnuda seguía gritando y moviéndose como poseida. Le dije entonces que ya me venia.

¡Sigue!!!! ¡Entiérramela toda!!! ¡Hasta el fono por favor!!!!! – me suplicaba.

Fue tanta mi excitación por lo que me gritaba esa loca que las ultimas embestidas fueron hasta el fondo. Nunca había metido toda mi pinga en una vagina. De pronto rosa elvira zamora desnuda dio un alarido que me asustó. En ese preciso momento me vine dentro de ella. Fue maravilloso, fue una mezcla de dolor y de placer. La miré y note que la había desgarrado. Le chorreaba algo de sangre por la conchita, pero con tanta leche que le deje disimulaba en algo.

Desde entonces cada vez que me ve llegar me hace pasar al cuarto donde coloca las inyecciones y cierra el local. Le encanta probar hasta el fondo mi buen pedazo.

Destacados























































































Be the first to comment on "A ROSA ELVIRA ZAMORA DESNUDA LE GUSTA QUE LE REVIENTE LA CONCHITA"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios