MI SOBRINA ELIZABETH OLSEN XXX ME REGALA EL CULO POR MI CUMPLEAÑOS

TORONTO, ON - SEPTEMBER 10: Actress Elizabeth Olsen of "Martha Marcy May Marlene" poses for a portrait during the 2011 Toronto Film Festival at the Guess Portrait Studio on September 10, 2011 in Toronto, Canada. (Photo by Matt Carr/Getty Images)

Me levante muy temprano como cualquier día, desayune al vuelo y me fui para el trabajo. Allí recibí las felicitaciones por mi cumpleaños número 37 por parte de los muchachos de la oficina con quienes almorcé y luego fui a bailar a una discoteca del centro hasta las 7 de la noche. Entonces me despedí pues mi familia me organizo una pequeña reunión en casa y ansiaba llegar para conocer ese “regalito especial” que me había prometido mi sobrina elizabeth olsen xxx cuando me llamo al celular durante la mañana.

Cuando llegue a casa todos me esperaban emocionados y me saludaban efusivamente. Allí estaba elizabeth olsen xxx hermosa como siempre. Nos unía la complicidad de ser amantes hacía ya seis meses atrás, volviéndome loco con esa frescura que le dan sus 18 años recién cumplidos y sus desbordantes deseos de aprender sobre el arte amatorio. Esa noche ella estuvo atenta a que todo salga perfecto, junto con mi esposa organizaron la fiesta de mi cumpleaños y por un instante me remordió la conciencia al verlas juntas sirviendo la cena, me sentí de lo peor y hasta pensé en terminarlo todo esa misma noche. Sin embargo fue mi propia mujer quien me hizo recapacitar luego que en un momento de la reunión me susurro en el oído “¿qué hermosa luce mi sobrina hoy no? Yo a su edad era igualita a ella. Si me hubieses conocido en ese momento te habrías vuelto loco”.

Su confesión sincera me animo a seguir con mi romance, a pesar que aquella situación era incomoda, ya que serle infiel a mi esposa que es tan buena, digna y honesta me convertía en la peor basura que exista. Pero hacerle el amor a elizabeth olsen xxx la hija de su hermana me colocaba en el nivel de un monstruo degenerado. Estaba sentado en mi sillón favorito tomándome una cerveza cuando me interrumpió ella. Me dijo muy emocionada que tenía listo mi regalo y que me lo daría terminada la reunión. Lo había planeado muy bien: cuando suene mi celular debía subir a mi auto y avanzar dos cuadras a la derecha. Allí nos encontraríamos luego de diez minutos. Su plan no era perfecto pero acepte encontrarnos pues, esa noche tenía que ponerle fin a nuestra relación prohibida.

Cuando termino la cena ocurrió lo que ella me indico, mientras elizabeth olsen xxx estaba en el baño, sonó mi celular y al contestar me repitió las instrucciones. Invente una excusa y me retire de mi casa rumbo a su encuentro. Hice lo que me ordeno y a los pocos minutos apareció subiendo a mi auto. Emprendimos la retirada y entonces me entregó un paquete forrado en papel de regalo.

-Tu regalo, ábrelo. Rompí el papel y me sorprendió el saber que me estaba regalando un tubo de lubricante vaginal.

-¿Qué significa esto?

-Ay no me digas que no entiendes.

-Pues no.

-Es mi regalo. Hoy dejaré que me rompas el culito.

Me quede perplejo, helado y dejando mis culpas a un lado. Entonces acelere el pedal y nos fuimos al hotel de siempre en donde me comería ese delicioso trasero al que tantas ganas tenia. Al culito de mi sobrina elizabeth olsen xxx jamás le había tocado, estaba intacto y era el regalo perfecto. Camino al matadero apoyó su cabeza en mi hombro y con su mano iba frotando mi pinga que se ponía muy dura con sus caricias y las ideas lujuriosas que rondaban mi cabeza en ese momento. Me sentía como el lobo feroz a punto de comerse a la Caperucita Roja con todo y zapatos.

Cuando llegamos a la habitación la bese apasionadamente y la sentí temblorosa.

-¿Estas bien?

-Sí, solo un poco nerviosa por esta primera vez.

-Nervios ¿de qué?

-¡Te parece poco! Me vas a meter todo tu miembro en mi pobre culito… ¿me dolerá mucho?

-Si no quieres pues no lo hacemos (me hice el resentido).

-No mi amor, me muero de ganas de hacerlo es solo que tengo miedito.

La besé con ternura y se relajó un poco. Mientras mis manos empezaban a recorrer su monumental cuerpo de mujer que a pesar de estar aún vestido ya empezaba a estremecerse con mis caricias al mismo tiempo que de sus labios empezaban a brotar sus primeros gemidos de satisfacción. En pocos minutos nuestros cuerpos estaban desnudos y envueltos entre sí. Nuestros besos y caricias alcanzaron el nivel de arrechura máximo, mi pene erguido y duro como un sable se preparaba para atravesar de una sola estocada la conchita totalmente abierta, húmeda y palpitante de elizabeth olsen xxx quien esperaba deseosa ser penetrada.

Estaba en cuatro sobre la cama elevando hacia el techo su carnoso y redondo culito virgen. No dudé ni un momento y con la precisión de la primera vez enterré en su conchita pelada mi fierro caliente arrancándole un grito de placer, habitual en nuestros encuentros sexuales, ya que elizabeth olsen xxx tiene su conchita estrecha y siempre se quejaba al sentir mi aparato internarse en ella, aunque luego se dilataba hasta chorrear sus jugos para nuestra total satisfacción.

Por largos minutos bombeé con furia su juvenil cuerpo y disfruté la visión que su culo me ofrecía mientras elizabeth olsen xxx gemía y aullaba como una perra al tener mi miembro enterrado en el interior de su cosita. No tarde en enloquecerme con su cuerpo de niña-mujer y comencé a darle nalgadas a su delicioso culo que en pocos minutos conocería lo que es tener la pieza de un hombre incrustada en su interior. No perdí la oportunidad de abrir sus nalgas y pude ver su pequeño esfínter estrecho y relajado.

No pude aguantarme y sin consultarle comencé a masajear su hermoso anito con mi pulgar derecho frotándolo en círculos. Ella no protestó. Su piel arrugada sobre la yema de mis dedos me excitó tanto que presioné con mucha fuerza sobre su selladito culo y entonces un salto violento acompañado de un excitante “Aaayyyyy!!! Mi amor, despacio” fueron suficientes para saber que era muy sensible en aquella delicada parte de su cuerpo. Para asegurarse que no volvería a insistir con mis jueguitos, elizabeth olsen xxx cambio de postura y me puso sobre sus piernas mientras su culo lo colocaba sobre uno de los almohadones de la cama. Le segui la corriente recuperando rápidamente su calentura y su confianza prestándole toda mi atención a sus riquísimas tetas que se robaban todas las miradas atrevidas de los hombres cuando las mostraba con alguna blusa  ceñida por la calle.

Luego de varios minutos, cuando estuvimos cerca de tener una hora de puro mete y saca, después de haberme venido dentro de elizabeth olsen xxx y de haberla llevado varias veces al orgasmo, ambos sentimos que era el momento de iniciar su sometimiento. Me pidió entonces que se lo hiciera de costadito, colocándome detrás de ella.

Se acomodó sobre su lado derecho y yo por el izquierdo. Unte mi miembro con abundante crema (de la que ella me había obsequiado al iniciar la noche). Desde donde estaba untando mi miembro con aquel frío producto pude verla de espaldas, apoyando su cabeza sobre su brazo derecho; mientras que con su mano izquierda, sujetaba su piernita –del mismo lado- doblada hacia su pecho y la otra pierna entendida a lo largo. De ese modo su culito quedaba más expuesto y con las nalguitas ligeramente separadas. Me acosté detrás suyo y mientras le abría las nalguitas y colocaba mi miembro a la entrada de su anito la escuche decirme:

-¡Ay!Esta helado.

-Es la crema mi amor.

-Despacito, por favor, tengo miedo que me duela y que le hagas daño a mi potito.

-No te preocupes –respondí mientras empezaba a ejercer presión sobre su

intacto orificio.

-¿Te duele?

-Si; pero, muy poquito.

A partir de ese momento presioné constantemente, con mi pinga, sobre el carnoso, frío y tembloroso culito de mi sobrinita elizabeth olsen xxx de 18 años. Y se la retiraba cada vez que me lo pedía o que la oía quejarse por el dolor. Finalmente, transcurridos casi 25 minutos, mi miembro estaba completamente dentro de aquella cavidad anal y mis huevos en contacto con su tibia y húmeda conchita. Ella giro su cabecita y mirándome con ojos lujuriosos me escucho decirle:

–Ya mi amor, ya lo tienes todo adentro, hasta el fondo de tu culito. Y como no creyendo en mis palabras, elizabeth olsen xxx llevó su mano hasta su trasero y exclamo “Uuufffff, más fue el susto que el dolor” y ambos sonreímos. Lentamente fui moviéndoselo para no hacerle daño, hasta que cogimos ritmo y entre los movimientos de caderas y mis embestidas pélvicas penetre aquel delicioso culito hasta más no poder. La sensación de placer que me proporcionó su apretado anito y los orgasmos que ella alcanzó gracias a nuestros movimientos y el palpitar de su esfínter, son sencillamente indescriptibles, sólo diré que descargué dentro de su delicioso culo gran cantidad de semen caliente y espeso que ella disfrutó en medio de un gran estallido orgásmico acompañado de gemidos excitantes.

Regresamos a casa por separado, cuando llegue mi esposa dormía y yo ingrese a la cama muy sigilosamente para que  no se dé cuenta que estaba llegando muy tarde y bañado en dicha por la nochecita que su sobrina elizabeth olsen xxx me había regalado. Desde entonces cada vez que nos encontramos siempre me pide que le dé por el chiquito.

Destacados


























































Be the first to comment on "MI SOBRINA ELIZABETH OLSEN XXX ME REGALA EL CULO POR MI CUMPLEAÑOS"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios