VANIA BLUDAO XXX TUVO UNA NOCHE LOCA CON 10 HOMBRES

Desde hace unos meses atrás las cosas no iban bien con Juan. Teníamos cerca de 5 años de novios y la rutina nos estaba pasando factura. Debo reconocer que el sexo con él era algo increíble, pero yo vania bludao xxx no podía dejar de desear a los chicos que veía por la calle e imaginármelos a todos penetrándome en grupo. Con el paso de los años descubrí que mis gustos habían cambiado, pues si antes me atraían los maduritos, como Juan, hoy en día me fijaba sobre todo en chicos más jóvenes que yo incluso, al punto de seguir con la mirada hasta a muchachitos en edad escolar. Es fuerte decirlo, pero así eran actualmente mis deseos sexuales, la sola idea de tener frente a mí a unos cuantos chibolitos a la vez me ponía muy caliente y esa posibilidad tan descabellada la empezaría a cumplir en mi trabajo. Todos los días me imaginaba a mis compañeros practicantes despojados de sus sastres tan elegantes haciéndome el amor de la manera más sucia posible.

Yo vania bludao xxx trabajaba en un ambiente lleno de puros hombres en su mayoría al tratarse de un almacén general. En este depósito sólo había despachadores (incluyéndome), los estibadores y los chicos de seguridad, todos unos machos alfa que gustan de ponerse en el papel de dominantes en lo que a las relaciones de pareja se refiere. Junto con ellos formaba un grupo de trabajo muy interesante, con las clásicas bromas machistas que no hacen gracia a nadie más que a ellos y los piropos de los que era víctima al ser la única mujer en el turno. Los comentarios subidos de tono que me hacían eran constantes y aunque obviamente todo eso estaba faltando a mi ética y moral como mujer, tengo que reconocer que en el fondo esa situación me ponía muy excitada si tenemos en cuenta que soy una viciosa en el sexo.

Muchas veces yo vania bludao xxx llegué a creer que todas aquellas bromas y piropos que generaba en los chicos tenían que ver con mi cuerpo. Es que siendo sincera y modestia aparte, siempre he sido una mujer muy atractiva, con piernas muy gruesas, un culo hermoso y un par de senos redondos y duros. Algo que siempre me han mencionado es lo bella que soy, más por mis finas facciones, ojos grandes y brillosos, unos labios carnosos, mis pómulos marcados y nariz pequeña. Los hombres siempre me han admirado mucho, pero en el trabajo la cosa debía ser distinta por un tema de respeto al reglamento interno y creo que eso les ponía más calientes aun y es que no podía darle bola a ninguna de sus insinuaciones para no tener problemas. Sin embargo si les seguia la corriente a los pesados de los clientes, sacando provecho de la situación y eso les molestaba a mis compañeros.

Las bromas pesadas del típico machito eran cada vez más pesadas. Yo vania bludao xxx no le conté nada a mi novio para no preocuparlo, pero la situación empezaba a ser insostenible. Por un lado pensaba que debía irme de ese ambiente de trabajo, pero por otro lado tenía ganas de dar rienda suelta a mis ocultos deseos sexuales. Así es que un día, en mi turno de noche habitual, decidí pasar a la acción con mis compañeros. Me vestí con mi uniforme habitual pero me desabroché un par de botones de mi camisa ceñida. Mis hermosos pechos sobresalían como dos globos formando un precioso paisaje y mi falda también apretada que traía hasta la rodilla la subí un poco hasta dos manos por encima. Dejé las balerinas de siempre en mi casillero para dar paso a unos zapatos de taco alto que estilizaba aún más mis muy gordas y apetitosas piernas. Solté mi larga y negra cabellera del moño que llevaba y pinté mis labios de color rojo pasión. En el turno de noche calculé que serían unos 10 chicos trabajando en el almacén. Los de ese turno eran siempre los más fuertes, jóvenes y guapos. La verdad es que todos los jóvenes me parecían tremendamente atractivos y yo para ellos por la edad que tenía. Además de estar buenísima era el deseo sexual de todos los muchachitos en mi trabajo y eso era ya un motivo para estar excitada.

Al salir de los vestuarios me dirigí silenciosamente hasta el almacén, intentando que mis tacos no hicieran demasiado ruido. Yo vania bludao xxx pensé que era demasiado pronto para entrar en acción con todos los del turno, así es que en la entrada encontré a dos chicos jóvenes descargando un camión y rápidamente tuve que pensar en cambiar la estrategia para conseguir mi objetivo. Fui directamente hacia ellos y les dije que no encontraba las llaves del vestuario de los hombres, que necesitaba su ayuda con eso ya que debía recoger un encargo del jefe del turno anterior. Los chicos con mucha amabilidad me advirtieron que en el vestuario estaban cambiándose algunos compañeros y que no podía ingresar en ese momento, pero luego dirigieron su mirada a mi entrepierna y luego a mi tremendo escote y no dudaron en cambiar de opinión. Uno de ellos me dijo muy coquetamente que me acompañaría por si me perdía. “Tranquila preciosa nosotros te acompañamos hasta donde tú quieras”. Ese comentario “hasta donde tú quieras” hizo que empezara a mojarme la conchita. Finalmente llegamos al vestuario y justo en la puerta les dije “¿Me acompañan hasta adentro? Me da un poco de vergüenza entrar con tantos hombres arrechos”. Ellos me respondieron con una mirada lujuriosa y dándome un amable empujón hicieron que entrara a sus dominios.

Cuando abrir la puerta pensé que entraba al paraiso, habian ocho tremendos hombres, la mayoría con sus cuerpos desnudos mirándome a mi vania bludao xxx con cara de sorpresa. Algunos llevaban ese mameluco de una sola pieza con el que tantas veces había soñado, desabrochado, otros lo traían bien puesto y algunos lo tenian por la cintura. Al poco rato las miradas de esos hombres se fueron clavando en mis tetas, en mis piernas gordas, en mi rostro y fueron convirtiéndose en miradas provocadoras. Estaba sola con esos lobos desnudándome con la mirada y esa situación hacia que me mojara cada vez más, hasta el punto que noté como me descendía un líquido hasta mi tanga y no pude aguantar más la tentación de someterme a ellos. Entonces me arrodillé ante esas bestias en celo y se fueron acercando a mi alrededor, algunos diciéndome obscenidades mientras se desabrochaban poco a poco la camisa y la falda. Esas manos callosas y enormes, esos torsos ejercitados y esas caras de deseo me estaban estremeciendo todo el cuerpo. “Entonces esto es lo que quieres, no perrita”, “después de que pruebes un poco de mi leche verás cómo te va a gustar”, “que rica esta la zorrita de la empresa y además está caliente”. Y poco a poco, como si de una banda se tratara, fueron sacando uno a uno sus miembros muy erectos de sus braguetas del mameluco. Mi fantasía sexual estaba a punto de concretarse, mi sueño se hacía realidad, me iban a penetrar 10 pingas muy duras en un vestuario de hombres, no lo podía creer.

Estaba rodeada de esos diez hombres cogiendo sus enormes miembros, tocándoselos y acercándolos cada vez más a mi boca. Uno empezó a levantarme la falda por detrás y a acariciarme el culo. Tres más empezaron a desabrocharme la camisa y a meter sus manos en mi escote, apretándome los senos. Mis pezones estaban parados y deseosos de ser liberados por ese sujetador que traía puesto y salían hacia fuera en busca de manos calientes. Mi tanga estaba completamente mojada y mientras uno quiso beber de mi conchita, otro me introducía su miembro en la boca violentamente mientras otros dos rozaban con sus miembros mi cabeza. Mis cabellos se liaban cada vez más con sus miembros y el resto miraba la escena masturbándose salvajemente. Yo vania bludao xxx cada vez estaba más sofocada por el calor y como si estuviera totalmente borracha, noté como de repente tenía un miembro en mi garganta, luego otro, luego otro y cada tres minutos tenía uno diferente ahogándome. Me entraban arcadas cada dos minutos y totalmente excitada empecé a notar como mi cara perfectamente maquillada empezaba a ser el blanco del éxtasis de todos aquellos hombrones. Empezaron a venirse en mi rostro, mis labios color rojo pasión era opacado por ese viscoso liquido color leche. Estaba presenciando ese increíble momento a través de los espejos del vestuario algo empañados por el calor. Hasta el sudor de aquellos hombres habían entrado en los poros de mi piel como si fueran prácticamente míos. Esa noche no pude trabajar tranquila, pues simplemente esos 10 animales habían destrozado todo de mí, tuve que pedir descanso médico y luego mi cambio a otra área pues esos chicos ya sabían que era adicta al sexo y buscarían aprovecharse como lo hicieron esa noche.

Destacados

























































































Be the first to comment on "VANIA BLUDAO XXX TUVO UNA NOCHE LOCA CON 10 HOMBRES"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios