A MI VECINA ANDREA MONTENEGRO DESNUDA LE ROMPÍ EL CULO

Desde que nací viví en el mismo barrio. Allí conocí verdaderos amigos con los cuales me une un sentimiento tan fuerte como de hermanos, allí pase la mejor de las infancias, allí disfrute de mis primeras juergas, allí conocí a mi primer amor, en resumen allí fui completamente feliz. Pero ahora apareció una nueva motivación, un nuevo amor asoma, es andrea montenegro desnuda una vecina recién llegada al condominio que levantaron en el antiguo descampado del barrio.

Desde la construcción de ese edificio tenía la curiosidad de saber cómo serían los nuevos vecinos. Por mi cabeza pasaba la idea que serían familias jóvenes, parejas solas o con hijos muy pequeños. Esperaba que aparecieran nuevos amigos para la mancha que teníamos en el barrio, pero nunca imagine que entre los propietarios de los departamentos estaría andrea montenegro desnuda quien desde el primer momento en que la vi me volvió loco con su belleza.

Actualmente curso el cuarto año de la carrera de administración de empresas, tengo 20 años y el nuevo condominio se levantó justo al frente de mi casa. Desde que empezaron a habitarla pude distinguir a andrea montenegro desnuda quien gusta de vestir muy sexy con diminutos shorts o minifaldas, con ceñidos tops y casi siempre con una sonrisa para mí. Ella vivía sola pero de vez en cuando venía a visitarla un tipo mucho mayor que ella quien supuse era su enamorado. Todos los días soñaba con acariciar sus provocativas nalguitas y morder esas tetas redondas y firmes. Ella era delgada, de mediana estatura, bien formadas piernas y un culo de infarto; su carita era angelical como la de una muñeca, pero su sonrisa no me engañaba: era una coqueta y golosa.

El novio venía una vez cada dos semanas y a veces una vez al mes. Siempre tuve el presentimiento que era casado y andrea montenegro desnuda era su canita al aire. De lo que si no tenía dudas es que no le satisfacía pues ella siempre vestía provocativa, andaba muy regalona, sobre todo conmigo. A veces cuando la observaba desde la ventaba de mi cuarto que daba justo al de ella y sabía que la espiaba, de manera muy desalmada se agachaba dándome la espalda para verle todo el delicioso trasero que se maneja. Estaba ansioso por hacerla mía pero esperaba el momento preciso para poder salir con ella y hacer realidad mis sueños.

Entonces una mañana vi desde mi ventana que salía de su condominio algo apurada, vestía una minifalda roja y un polo negro corto muy ceñido que le marcaban muy bien sus pechos, traía unas sandalias oscuras y se hizo una cola en el cabello que resaltaba su bello rostro. Como yo tenía que ir a estudiar salí volando a su encuentro. Me puse detrás y entonces andrea montenegro desnuda me miró y comenzó a caminar lento.

Esperamos un momento en el paradero de la esquina hasta que llego el bus. Ella subió primero y yo detrás. Todos los asientos estaban llenos por lo que tuvimos que ir parados. Observe que andrea montenegro desnuda estaba cogida del pasamanos del techo mientras yo seguía atrás contemplándola extasiado. Había mucha gente y todos estábamos ajustados, pero finalmente pude pegarme completamente a ella quien al sentirme empezó a mover su trasero contra mí para excitarme. No lo podía creer, pensé que estaba soñando pero era cierto: ella me estaba provocando. Pude sentir su duro trasero rozar con mi pene, además con los saltos que el bus daba cada vez que pasaba por un bache me hacían golpear su culo con mis piernas, estaba demasiado arrecho con esa situación.

Entonces andrea montenegro desnuda decidió romper el hielo.

-¿Hola vecino, conoces por el centro donde puedo conseguir silicona líquida? es que tengo que hacer unas instalaciones en mi depa – dijo ella.

-Si conozco, pero mejor te acompaño, no te me vayas a perder – respondí.

-Si mejor, gracias – me dijo mordiéndose los labios.

Jugaba con su cabello y me miraba de reojo. Yo estaba detrás de ella punteándola de lo más contento cuando en eso el carro frena y ella cae sobre un señor que estaba sentado doblándose el tobillo.

-Aprende a conducir, puedes lastimar a cualquiera!!! – dijo ella gritando al conductor y visiblemente adolorida.

Bajamos en el siguiente paradero pero andrea montenegro desnuda no podía caminar.

-Vamos a una clínica – le dije.

-No es para tanto, mejor vamos a una farmacia compramos vendas, una pomada para el golpe y me llevas a mi departamento para que me cure. Además en la clínica me van a cobrar un ojo de la cara – propuso ella.

Compramos pastillas, una pomada y vendas para su tobillo. Como no podía resistir el dolor terminamos entrando a un hostal para aplicarle las medicinas. Ingresamos a la habitación rápidamente, yo la cargaba a andrea montenegro desnuda quien se quejaba del dolor. La recosté en la cama, saque la pomada y ella se levantó la faldita para que se lo aplicara en las piernas. Aunque solo se dobló el tobillo ella quería que le pusiera la crema en ambas piernas, entonces empecé a acariciarla desde el tobillo hasta su ingle, su piel era deliciosamente suave, ella me miraba tentadora y mi pene quedó erecto al instante.

-Deseo que me frotes más, me duele más arriba – me dijo cogiéndome una mano y poniéndola cerca de su conchita. Entonces empecé a untarla más rápido, ella se acostó con las piernas abiertas. Tenía las piernas gordas y calientes, tanto como lo estaba yo. Mi pene ya no podía soportarlo.

De pronto andrea montenegro desnuda comenzó a bajarse lentamente la falda y luego se quito el calzoncito quedando completamente descubierta de abajo lo que hizo que me viniera en mi bóxer al instante. Su conchita estaba depiladita y totalmente húmeda. No lo pensé dos veces y le empecé a besar con desesperación, ella también lo hacía y me metía su lengua en toda la boca, luego me comía todo su cuello provocándole mucha excitación. Me desabrocho el cinturón y me quito el pantalón, se puso de rodillas, cogió fuertemente mi pene, le dio un beso y se lo metió en su boquita. Adentro ella jugaba con su lengua acariciando la cabeza y el tronco de mi pene. Lo chupaba, lo sacudía y lo masturbaba con sus labios para hacerlo crecer aun más. Aproveche el momento para quitarle el polo y arrancarle el brasier permitiéndome ver por fin ese par de senos redondos y firmes que se veían deliciosos.

No espere mas, la cargué y la tire en la cama, coloque mi pinga entre sus pechos y andrea montenegro desnuda lo atrapo con sus dos melones y acariciándolo de una manera maravillosa. Luego de varios minutos de un buen ruso, me bajé hasta llegar a su entre pierna y empecé a meter mi lengua en su conchita que estaba algo saladita pero con un olor que me enloquecía. Ella también estaba excitada, me jalaba de los cabellos al sentir como le hacia la sopa. Me pare y la mire a los ojos, ella mordió sus labios y con respiración agitada me dijo:

-Penétrame de una vez, dame eso que tanto quiero.

Entonces acaricie mi pieza, lo puse sobre su conchita y se lo comencé a hundir de a pocos, andrea montenegro desnuda se estremeció al sentir mi pinga atravesarla. Le fui dando más rápido y ella gemía, me arañaba la espalda, gritaba con desesperación y se retorcía de placer.

-Así, más duro amor, métela toda…ahhhhhh que rico.

Sus alaridos me ponían más caliente de lo que ya estaba, cambie a la posición de costado y fue ahí donde pude verle todo su culito cerrado y oscuro por lo que andrea montenegro desnuda era trigueña, entonces le escupí en el orificio y se la empuje de a pocos suavemente. Se dio cuenta de mis intenciones y no se resistió, pero como estaba muy cerrada tuve que hacer presión con mi pieza, se la metía más y más haciéndola gritar de dolor.

-Sigue…no pares, rómpeme el culo amor, quiero que me des por atrás, mi culo es todo tuyo…mmfff…aaaayyyyy…sigue por favor.

Le fui penetrando cada vez más y note que a andrea montenegro desnuda le encantaba ese dolor. Yo continuaba con el bombeo y aproveche la excitación del momento para venirme dentro de su ano, sus nalguitas terminaron totalmente bañadas en mi leche y rojas de la irritación que le causo el mete y saca. Como aun tenia la pieza dura y ella no se había venido aun entonces en la posición de perrito le termine de dar hasta que se vino en un orgasmo brutal. Quedamos totalmente rendidos por el esfuerzo desplegado, pero totalmente felices con tremendo encuentro sexual.

Descansamos un poco y después continuamos regalándonos besos y caricias acompañados de pasión. Esa tarde después de hacerlo tres veces más acompañe a andrea montenegro desnuda a su departamento y me quede a dormir allí. Desde entonces cada vez que se puede y cuando no está su novio repetimos la faena que tanto nos gusta. Se volvió en mi vecina favorita.

Destacados


































































Be the first to comment on "A MI VECINA ANDREA MONTENEGRO DESNUDA LE ROMPÍ EL CULO"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Anuncios